La Revolución de Mayo y la Patria Grande

Publicado el 26/5/2013 - 17:25

Néstor Kirchner y Hugo Chávez

Los últimos 10 años y la construcción de una alianza regional a la luz de los festejos por los 203 años de la Revolución de Mayo.

América Latina vivió en la última década uno de los períodos de mayor unidad regional que reflejó el concepto de la Patria Grande, donde la participación de los presidentes Néstor Kirchner y Hugo Chávez fue fundamental, a partir de los principios del multilateralismo y respeto de los derechos humanos, que generaron un proceso de alianzas entre los gobiernos populares.

La década tuvo crecimiento económico y la tasa de pobreza más baja en 30 años, pero también episodios violentos que pusieron en riesgo la democracia en países de la región.

La creación de la Unasur, el derribo del ALCA, la consolidación de la Celac y la resolución de conflictos de índole político, como el intento de golpe de Estado a Ecuador y el golpe institucional a Fernando Lugo, son algunos de ellos.

Es en este período que Néstor Kirchner, junto a los presidentes Lula Da Silva en Brasil, Tabaré Vázquez en Uruguay, Evo Morales en Bolivia, Michelle Bachelet en Chile, Rafael Correa en Ecuador y Hugo Chávez por Venezuela, por primera vez en la historia de América Latina, plantearon la posibilidad de establecer una coalición de países que desarrolle políticas independientes de las potencias mundiales hegemónicas.

En este sentido, el año 2005 marcó un momento de unión sin precedentes. Argentina era anfitriona de la IV Cumbre de las Américas de Mar del Plata, donde se rechazó la pretensión norteamericana de imponer el proyecto del ALCA (Área de Libre Comercio de las Américas) y nació la Cumbre de los Pueblos, que demostraba una Latinoamérica fortalecida.

Fue en esa Cumbre que Kirchner se dirigió a su par norteamericano George Bush y le dijo: “No nos vengan aquí a patotear” y fue en ese noviembre cuando Chávez entrando al estadio José María Minella junto a Diego Maradona inmortalizó la frase: “Cada uno de nosotros trajo una pala, porque aquí en Mar del Plata está la tumba del Alca. Vamos a decirlo: Alca, Alca, al carajo!”.

La Cumbre de los Pueblos tuvo casi más repercusión que la cumbre oficial. El carisma de Chávez y la determinación de Kirchner jugaron un papel fundamental para que así fuera.

Dos años después, Kirchner y Chávez volverían a tomar protagonismo al viajar como garantes de una comitiva que, en el marco del acuerdo humanitario, intentó supervisar la liberación de tres prisioneros de las FARC.

Ambos se internaron en diciembre en plena selva colombiana para intentar rescatar a Ingrid Betancourt y aunque dicha liberación no tuvo lugar en ese momento, la participación de ambos mandatarios marcó el operativo y dejó establecido el compromiso de cada uno con tal conflicto.

La región también se vio amenazada por hechos que pusieron a prueba las relaciones entre países miembros. Ejemplo de esto fue en 2006 el conflicto entre Argentina con Uruguay por la instalación de una planta de celulosa sobre el Río Uruguay. El hecho tensó las relaciones y se dirimió en la Corte de La Haya donde ambos países acordaron y reestablecieron los vínculos.

Una vez creada la Unasur, en mayo de 2010 se lo designó a Kirchner a cargo de la Secretaría General del organismo. Una de sus primeras decisiones fue haber contribuido como principal mediador para frenar tensiones entre Colombia y Venezuela. Kirchner resaltó que no podían estar “enfrentados dos países hermanos”, recibió al entonces presidente electo de Colombia, Juan Manuel Santos, y viajó a Venezuela y a Colombia con el objetivo de mediar desde el bloque regional entre ambos países.

Ese mismo año la Unasur tuvo otra participación clave. El 30 de setiembre Ecuador sufrió un intento de golpe de Estado y el incipiente organismo se reunió de emergencia en Buenos Aires en una cumbre convocada por el expresidente Kirchner y la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

El encuentro se dio cuando Correa estaba siendo secuestrado en su propio país, y fue tal la influencia de esa declaración que el mismo Correa le agradeció luego a Kirchner su compromiso.

La “Declaración de Buenos Aires sobre la situación en Ecuador” fue importante porque allí condenaron el intento de golpe de Estado y se advirtió que en caso de nuevos quiebres del orden constitucional adoptarán medidas tales como “cierre de fronteras, suspensión del comercio, del tráfico aéreo y de la provisión de energía, servicios y de otros suministros”.

Siguiendo la lógica de actuar en situaciones de emergencia, la Unasur tuvo la misma reacción ante la destitución del presidente Fernando Lugo por el Congreso de Paraguay, en un juicio político. Ministros de los países miembros de la Unasur reunidos en Asunción determinaron que la destitución fue “un acto bochornoso” con el que se violó “el debido derecho a defensa” del mandatario.

El episodio con Lugo además dejó afuera del Mercosur a Paraguay, ausencia que compensó con un ingreso que también marcará una etapa del bloque; la incorporación de Venezuela al Mercosur.

Su ingreso, cinco años después de aquella cumbre en Mar del Plata, fue fundamental para consolidar al bloque como espacio de integración posneoliberal.

La última señal de unión de los países latinoamericanos se dio en relación a las últimas elecciones venezolanas.

Allí y también a partir de una convocatoria de urgencia en Lima, la Unasur sesionó para respaldar la institucionalidad de Venezuela en la situación surgida por las protestas de la oposición, en las que se generaron hechos de violencia, tras conocerse el estrecho margen por el que Nicolás Maduro se impuso en las elecciones del 14 de abril.

Los hechos demostraron el fortalecimiento de esa Patria Grande que aún hoy, sin dos de sus más importantes protagonistas, sigue consolidada bajo un mismo interés que es el de la integración regional.

Télam

Tribuna

Polémica por declaraciones racistas de candidato a la presidencia del fútbol italiano

Carlo Tavecchio, candidato a la presidencia de la Federación Italiana de Fútbol (FIF), generó gran controversia en su país, al declarar que hay jugadores extranjeros que “antes comían plátanos y ahora son titulares” en los equipos italianos.

Más Noticias