Por: Jorge Rodríguez Meléndez - PDC, Alianza Progresista, 99738

Fueron además años muy fermentales donde la creatividad jugó un papel central, como por ejemplo la creación del Plenario Intersindical de Trabajadores, a partir de las formaciones de la ley de asociaciones profesionales de la época. Creativa fue la fundación de la estudiantil ASCEEP como asociación civil. Creativas eran las letras de todos los cantores populares que surgieron con tanta fuerza. Creativas eran las murgas universitarias que surgieron en todas las facultades. Creativas eran las formas de lucha, como las caceroleadas.

También fueron creativas y jugaron un papel muy trascendente las publicaciones escritas de oposición. Aquellos años contaron con el aporte de la prensa democrática de los partidos tradicionales como el diario El Día y los semanarios Opinar, Jaque y La Democracia principalmente. Surgieron también las publicaciones estudiantiles. En 1981 salió Diálogo Universitario, con la inspiración de Hoenir Sarthou, y fue seguida a lo largo de 1982 por Trazo, de Arquitectura, Causa, de Derecho, Catálisis de Química, y así en todas las facultades. Los estudiantes devoraban aquellas audaces publicaciones.

Así aparecieron las primeras publicaciones de izquierda. Merece un capítulo especial La Plaza, de Las Piedras, con toda la fuerza de los hermanos Carámbula atrás y con colaboradores tan insignes como Perico Pérez Aguirre.

En ese momento histórico tan difícil y a la vez tan desafiante es que surge en 1981 la revista Opción, clausurada en 1982 y a continuación el semanario Aquí que tuvo una gran explosión editorial en 1983 (llegó a tirar 30.000 ejemplares). Ambos eran un esfuerzo que realizaba el Partido Demócrata Cristiano de la época como contribución a la lucha contra la dictadura, pero ambas publicaciones con una gran autonomía en su discurrir periodístico.

En estos días, el Instituto Humanista Cristiano Juan Pablo Terra realiza una exposición sobre estos dos semanarios. Asistí a su inauguración. Fue realmente emocionante ver otra vez aquellas desafiantes tapas y aquellas maravillosas caricaturas. El Director del Instituto, el Ec. Pablo Martínez, realizó una excelente reconstrucción histórica de aquellos tiempos y del papel de esos semanarios y homenajeó a quien fue el Director de ambas publicaciones, el Dr. Francisco Ottonelli, quien terminó en la Justicia Militar de la época y a un símbolo de esos años, como fue Antonio Dabezies, Director también de El Dedo, primero, y después de su clausura, de Guambia, ambas que desde el humor herían a la dictadura.

Quiero sumarme a este justo homenaje a aquellos valientes que trabajaron en Opción y Aquí. El papel que jugaron fue muy trascendente. Opción fue pionera. Era una exploración constante de hasta dónde se podía llegar. Su clausura definitiva fue cuando se jugó por el Voto en Blanco en las elecciones internas de 1982. Anunció su compromiso y la formación de una Comisión Nacional por el Voto en Blanco presidida por el Dr. Ottonelli e integrada, entre otros, por quien era la voz del Gral. Líber Seregni, preso de la Dictadura, Oscar Botinelli, como clara expresión de respaldo del general desde la cárcel a esa opción electoral.

Surgió Aquí unos meses después. Era ya la etapa de la ofensiva final. Aquí acompañó desde los primeros pasos, hasta la caída definitiva. Tuvo innumerables clausuras. ¡Llegó a salir con páginas cortadas a guillotina por artículos censurados! Recuerdo especialmente su número de aquel inolvidable 1 de mayo de 1983, su esfuerzo por ir “desproscribiendo” en los hechos a distintos referentes de izquierda en sus páginas, el aliento constante al movimiento estudiantil, aunque durante la Semana del Estudiante de setiembre de 1983 estaba clausurado, la valiente denuncia de la salvaje represión contra la marcha del 9 de noviembre de 1983. Recuerdo la columna de Zelmar Lissardy titulada “Novecento” haciendo referencia a la película que se exhibía en ese momento sobre el fascismo italiano, su espectacular cobertura del acto del 27 de noviembre de 1983 en el Obelisco con la inolvidable foto del Pepe Plá “Un río de Libertad”, su tapa por las miles de firmas juntadas por FUCVAM.

El jueves pasado, en ocasión del acto de la lista 99738 junto a Tabaré Vázquez, Dari Mendiondo hizo un reconocimiento a la viuda de Vladimir Roslik y se le obsequiaron dos ejemplares de Aquí. En el primero, la foto del último mártir de la democracia ocupaba toda su tapa y adentro había una columna de un joven Rafael Michelini que denunciaba el crimen. En el segundo había una columna titulada “Luis Batalla fue el primero, que Roslik sea el último” firmada por Héctor Lescano. Creo que el ejemplo ilustra lo que fue el semanario.

Luego vino su compromiso frenteamplista en aquella difícil elección de noviembre de 1984. Aquí se mantuvo algunos años más como referencia de izquierda en los primeros años de la democracia.

Vaya entonces un sencillo reconocimiento a Francisco Otonelli, a Pedro Silva, a Daniel Cabalero, a Tomás Lynn, a Alfonso Lessa, a G. Pérez Riestra, a Antonio Dabezies, a Ombú, Casalás y Hugo Barreto, a Gerardo Sotelo, al Pepe Plá, a Darío Montero, a Gustavo Uriarte, y a tantos otros que injustamente no estoy nombrando.

La exposición está en un local del Ministerio de Educación y Cultura en la calle San José. La casualidad es que ahí funcionó el diario Ahora hasta su clausura en 1974. La tapa de su último número tenía una foto del Gral. Seregni y adentro un editorial escrito por Juan Pablo Terra. Fue una honorable forma de morir. Cómo olvidar el asalto en 1973, con una tanqueta, a El Popular y todas las arbitrariedades contra la libertad de prensa de aquellos tristes años. Esa prensa comprometida renació a partir de 1981. ¡Salud a todos los que lo hicieron posible! Nuestras luchas actuales se sostienen en ustedes.