El ex ministro de Desarrollo Social, Daniel Olesker, asesor económico del PIT-CNT dijo sobre la ronda de salarios que “la idea es priorizar los salarios que están pro debajo de los $20.000, para que sean más dignos, además de apuntar al aumento del salario mínimo.

El asesor económico del PIT CNT, Daniel Olesker, explicó en el programa Intercambio de M24 los fundamentos del estudio “Trabajo y salarios” elaborado por el Instituto Cuesta Duarte de la central sindical. El mismo compara la evolución de la economía local, los salarios y el desempleo desde la instauración de los Consejos de Salarios en 1943, analizando la evolución de esas tres variables durante seis periodos comprendidos entre aquel año y el actual ciclo frenteamplista.

En el inicio de la séptima ronda de Consejo de Salarios, la central entiende “una tendencia a consolidar la no creación de empleo” en un contexto de crecimiento continuado del PIB, lo cual “sorprende, porque el año 2017 fue de crecimiento mayor” que el “más leve” registrado en 2015 y 2016, explicó Olesker.

Explicando el desajuste del estancamiento del empleo, indicó que “están creciendo los sectores menos intensivos en mano de obra, pero sobre todo por el predominio de grandes empresas en el sector comercial, empresas que por su escala de recursos humanos y dimensiones generales no necesitan responder con aumentos de personal” a los desafíos que les plantea su propio dinamismo.

En ese sector, el comercio, concentra el 20% de la fuerza de trabajo y se están dando pasos concretos hacia la automatización de funciones, y otras tareas, “Todo lo cual nos lleva a tener que pensar en estrategias de creación de empleo a nivel nacional, como por ejemplo re-reglamentar la Ley de Inversiones aumentando” la ponderación de la variable “empleo” en la puntuación de proyectos. De la misma forma se hizo recientemente pasando de 30% a 40% dicha ponderación “apuntando al trabajo puro y duro”, en lo que fue una reacción” del gobierno generada por la caída abrumadora de proyectos de inversión el año pasado”, expresó el militante socialista.

Olesker negó que el PIT CNT concurra a la 7ª negociación colectiva jerarquizando la lucha por el empleo en detrimento de los reclamos salariales, aunque esta sí puede ser la estrategia sindical “en sectores con dificultades” pero para ello “debe haber una contrapartida” expresada en compromisos patronales “de no despidos”. Por lo que pueden generarse soluciones de este tipo a nivel micro, como en empresas o en sectores de bajo dinamismo o virtualmente estancados. Pero para el asesor “los aumentos salariales siguen siendo el objetivo más importante en nuestro país donde 2 de 3 hogares se sostienen con los salarios y las jubilaciones” de sus integrantes.

“La idea” del PIT CNT es priorizar “los salarios que están por debajo de los 20.000 pesos líquidos”, indicó. “El kid de la negociación colectiva es aumentar el Salario Mínimo Nacional y los sueldos más sumergidos, de entre 14.000 y 20.000 pesos”, considerando que “el 25% de los trabajadores” cobra sueldos “por debajo de los 20.000 pesos”.

“¿Alguien podría pensar que Uruguay puede competir con salarios bajos o trabajadores sin derechos?”, cuestionó Olesker resaltando que “los impactos de los aumentos salariales sobre la competitividad son bajos” pese al discurso empresarial contrario.

Dentro de los principales desafíos que tiene el país es en materia de trabajo, producción y empleo radica en la “educación”, indicó el asesor, lo cual “debe resolver el problema del aumento de la calificación de la fuerza de trabajo, que hoy requiere duplicar la cantidad de trabajadores con formación terciaria certificada”. Para esto son necesarias “políticas educativas” superpuestas con la producción y la economía y de hecho actualmente la “restricción fundamental” del mercado del trabajo “es la falta de cierto contingente de mano de obra calificada con certificación”, debido a que “la calificación no formal sí”.