La Justicia espera las pericias de Bomberos para establecer las causas del incendio en una vivienda de Casavalle, en que falleció una mujer policía de 29 años y sus hijas de 7 y 9 años y su madre debieron ser internadas con quemaduras.

La familia aseguró que estaban amenazados. La Justicia intentará determinar si efectivamente el incendio fue o no intencional.

Varios allanamientos se realizaron ayer en mañana en el entorno de la casa de la agente que murió. Se trató Ingrid Romina González Martínez, se desempeñaba como administrativa en el Ministerio del Interior.

La madrugada del martes se presume que desconocidos prendieron fuego su casa ubicada en el complejo CH84 de Casavalle, a raíz del incendio la policía falleció, su madre y dos niñas de 7 y 9 años pudieron ser rescatadas y resultaron intoxicadas.

El informe primario de Bomberos ya fue enviado al juez de la causa, Tabaré Erramuspe. Que espera un informe más profundo para las próximas horas. La vocera de Bomberos Mariela Vivone dijo que la funcionaria policial falleció asfixiada y con quemaduras de segundo grado.

Agregó que es posible que haya ayudado a rescatar a sus dos sobrinas y luego, al verse cercada por el fuego, optó por encerrarse en el baño.

La fallecida eligió esa habitación como refugio porque tiene agua y abrió el duchero, aunque el agua no combate el monóxido de carbono, que bloquea e inhibe el oxígeno.

Vecinos de la funcionaria policial denunciaron que el complejo de viviendas de San Martín y Aparicio Saravia ha sido blanco de atentados con bombas molotov en varias ocasiones.

Seiscientos policías viven en zonas rojas

Patricia Rodríguez, dirigente del Sindicato Policial dijo a LA REPÚBLICA, que un relevamiento realizado por el sindicato arrojó que unos 600 policías viven en zonas rojas y que la mayoría de ellos quieren mudarse por tener problemas de convivencia con delincuentes. Además el sindicato presentará un proyecto de protocolo para casos en que los policías son amenazados y deben dejar sus viviendas por corre peligro ellos y sus familias.

Todo esto se da en el marco de un plan de vivienda policial que está elaborando el ministerio del Interior. Incluso Rodríguez contó que se dieron casos de policías que tuvieron que mudarse a seccionales a vivir meses porque estaban amenazados y no tenían dónde ir.

“Cuando tomaron acta a la mamá, que está internada pero estable, manifestó que ya habían hecho denuncias por amenazas. Nosotros hablamos con el papá y la tía y tenían problemas”, contó Rodríguez.

“Ahora esperamos la confirmación o no de las pericias en interna se maneja intencionalidad pero no se puede asegura sin las pericias”, indicó Rodríguez.

El sindicato policial cuanta con varios casos incluso en que se registraron 12 denuncias de amenazas por parte de un policía que terminó asesinado, por ellos ven como imperioso que en esos casos el Ministerio tenga un lugar adónde los funcionarios puedan trasladarse, aunque sea provisoriamente.

“Hay un caso de Melo que tenía 12 denuncias, lo esperaron y mataron por la espalda, tenemos casos en Canelones que le han incendiado las casas, no han perdido la vida pero sufrieron pérdidas totales”, explicó Rodríguez.