“Lo que se va a realizar concretamente es un pozo que empieza a 3.400 metros de profundidad y avanza en busca de hidrocarburos en más de 2.000 metros; ya lleva un centenar de metros avanzados y en la mañana me confirmaron que se estaba procediendo a la cimentación de los metros que se habían avanzado”, declaró la titular del Ministerio de Industria, Energía y Minería, Carolina Cosse, a la Secretaría de Comunicación Institucional.

El procedimiento incluye la cimentación de cada metro que se avanza, de manera tal que la estructura civil garantiza la seguridad para los trabajadores y técnicos empleados en la exploración.

Las empresas exploradoras de petróleo Total y Exxon-Mobil accedieron a la posibilidad de explorar en la plataforma marítima uruguaya luego de un proceso de cuatro años de trabajo, que comenzó con el lanzamiento de la Ronda Uruguay II y prosiguió con la firma del contrato con Ancap.

“Teóricamente, lo que se va a saber en los próximos cien días es si hay o no hay petróleo”, explicó Carolina Cosse. El proceso culminará con pruebas científicas concretas, a partir de las cuales la empresa tomará las mediciones pertinentes para conocer si la comercialización de petróleo es posible.

Cosse aclaró que “con los datos que recabará la empresa, le va a llevar unos meses analizarlos y definir la comercialidad”. Si bien los plazos se pueden reducir, la ministra aclaró que el Gobierno y las empresas trabajan a partir de los estándares internacionales habituales para este tipo de exploración.

“Este proceso va a llevar unos cien días, quizás menos, tenemos que ir viendo. Después, ajustaremos el resto de los plazos en función de lo que nos vaya diciendo la empresa y de los análisis que vaya realizando”, sostuvo.

Según agregó, en este proceso de exploración, la prioridad es la seguridad medioambiental y de todas las personas que participan en la perforación.

Si la posibilidad de extraer petróleo de la plataforma marítima uruguaya se concreta, el paso siguiente es el desarrollo de un plan de comercialización que abrirá otros encuentros entre las autoridades nacionales y las empresas. Luego se construirían infraestructuras para la extracción y, posteriormente, se podría ejecutar la explotación de petróleo.

Las expectativas a partir de este momento “son que haya petróleo y que lo hagamos bien”, sintetizó la ministra Cosse, para lo cual destacó que “no es menor que el Presidente de la República haya decidido e impulse la construcción de una política de Estado alrededor del tema de los hidrocarburos”.

“Me parece que es una decisión que habla de la madurez del Gobierno y de Uruguay, de esta impronta de hacer las cosas bien, de asumir la responsabilidad intergeneracional”, explicitó Cosse.

“Si existe (el petróleo) y si es comercializable, es un bien de todos los uruguayos porque forma parte de nuestro subsuelo y, por lo tanto, los beneficios a exceden a la generación actual”, dijo Cosse. Además insistió en que el pozo “hace miles de años que está ahí y, si lo vamos a secar, deberíamos asegurarnos de que durante miles de años siga beneficiando al Uruguay”.

La ministra recordó que la empresa Total está sujeta a monitoreo y auditoría medioambiental que la empresa entregó y está obligada a proseguir trabajando. Además, atravesó satisfactoriamente por todos los procedimientos y condiciones impuestas que garantizan el manejo responsable del medio ambiente.

Cosse concluyó en que “lo importante es que la Ronda Uruguay II fue exitosa, que las empresas son serias, que este proceso se desarrolló con una muy buena coordinación interministerial, que se cumplieron los plazos y los procesos medioambientales para autorizar a la empresa a que continúe; seguimos avanzando”.