Hoy a las 11 horas se inaugurará el memorial al maestro Julio Castro, en Salinas, Canelones, secuestrado por la dictadura el primero de agosto de 1977 y asesinado poco después.

Maestro y periodista, fue uno de los detenidos desaparecidos más emblemáticos en la lucha por la restitución de la verdad, y su cuerpo recién fue encontrado el 21 de octubre de 2011, en un predio militar en Toledo, presentando un disparo en la cabeza, claro signo de que fue ejecutado.

Según los testimonios recogidos por la Comisión para la Paz creada por el gobierno de Jorge Batlle, en 2003, Castro fue detenido en la vía pública a las 10.30 horas, y trasladado al centro de detención clandestino en la Avenida Millán 4269, donde fue sometido a torturas.

Sus restos fueron encontrados recién en 2011, enterrado en un predio del Batallón de Infantería Paracaidista Nº14, y la autopsia reveló que tenía un disparo en la cabeza.

Luis Batalla en tanto fue detenido junto a otros militantes del Frente Amplio, el 25 de mayo de 1972, y su cuerpo entregado a sus familiares al otro día.

Su asesinato fue denunciado en el Parlamento por el diputado del PDC, Daniel Sosa Díaz en su momento.

El asesinato de Batalla sigue siendo uno de los crímenes de lesa humanidad que sigue impune, y es previo al golpe de Estado del 27 de junio de 1973.