arteJosé Parrilla y el “esterismo”

Como sucede con las personalidades que escapan a los códigos de comportamiento aceptados por la comunidad, José Parrilla (1923-1994) padece la inflación alternativa de silencios y ditirambos.

0

No fue el único excéntrico en la historia de la cultura uruguaya. Varias mujeres (escritoras, actrices), hombres (escritores, pintores) y personajes pintorescos (políticos, militares) anticiparon y marcaron, con sus vidas airadas, los felices años locos y después. José Parrilla surgió tarde, cuando se diluía la sociedad del bienestar, en un Montevideo de triunfante racionalismo crítico. Y así como no se tuvo la experiencia del milagro medieval, se ignoró los delirios del inconsciente. Sin embargo, entre los resquicios de libertad, se dispararon, muchas veces amordazados, sufrientes individualidades que, quizá, reunidas en una recopilación por un equipo de memorialistas sería, además de divertido, sumamente explosivo para las mentalidades bienpensantes.

La vida de Parrilla es singular y poco conocida. Lo que se sabe ingresa en el dominio de la leyenda. Fue contemporáneo de la generación del 45 que no lo tuvo en cuenta, acostumbraba a recorrer las calles con indumentaria extravagante repartiendo tarjetas de presentación con la frase “José Parrilla, profesor de amor”, leyó “El pozo” de Onetti con enloquecido fervor y luego de intentar el suicidio y por razones equívocas, fue internado en el Hospital Vilardebó para quedar luego como funcionario. Amigo y protector del pintor Javiel Raúl Cabrera (Cabrerita) gastaba su sueldo mensual en recorrer la ciudad en taxi y antes de marcharse a Europa, en 1947, publicó poesías (“El elogio del miembro”, “La llave de la cerradura”, entre otros títulos de subido erotismo), se casó, tuvo un hijo, pasó a residir en Barcelona. Su mujer volvió Uruguay y en 1958 se fue solo a Niza y luego a París y Levens y en ese tránsito afirmó y difundió el “esterismo” (de Ester, un personaje de la novela onettiana que lo impactó), surgido en 1944 y convertirse en líder de una comunidad artística con publicaciones periódicas y un accionar frenético de pequeños y limitados actos subversivos sin mayor trascendencia pública, que sus continuadores mantiene hasta hoy, con lógica variación de sus integrantes.

El “esterismo” se propuso ser un movimiento de arte popular, anónimo y colectivo de escritores, escultores, grabadores, dibujantes y pintores (uno de ellos Cabrerita). El año pasado, en París, la galería Alexandre Cadain, evocó el “esterismo” (1944-2012), publicando un buen catálogo siguiendo un guion anárquico, como corresponde al movimiento. Ahora, desde la sala Punto de Encuentro del MEC y la segunda parte, a partir del 2 de mayo en la reapertura del Museo Zorrilla, se conocerá ”Retrospectiva Esterismo: 1944-2013”, que se anuncia como “escuela de abstracción” aunque muchos de sus miembros (empezando por Cabrerita) son figurativos.

Fernande Dalézio, curadora de la exposición y miembro de la Escuela- Movimiento Artístico Parrilla desde 1956, escribió en el catálogo: “Por primera en el corazón del viejo París, el esterismo deja ver obras expuestas sin gloria ni vanagloria. El esterista no es un artista, el esterista no es un especialista, el esterista está buscando. El conjunto de la exposición en su diversidad revela, incontestablemente, una cosecha Art Premier, resultante de una labor intensa acerca de personalidad y esencia de los discípulos de Parrilla. El hombre de Parrilla es el hombre liberado de todas las mentiras de todas las épocas pasadas, presentes y por venir”. Escuela de normalidad. Raudo, Parrilla ajusta la situación hombre/mujer sobre el plano del ser haciendo economía de elucubraciones estériles sobre femenino/masculino en sus diferentes patentes. El “Profesor de amor” se dedicará, su vida entera, a desarrollarla inteligencia del corazón, lo que lo llevará al discípulo hacia una nueva actitud confrontando sus hábitos: alimentación, respiración, control emocional, de sentimientos, figuran en el programa, así como bajo la férula del Maestro, de otras prácticas entre las cuales la escritura, la escultura, la pintura, la música, el teatro, etc., orientando hacia la armonización”.

La exposición permanecerá abierta hasta el 7 de junio en Punto de Encuentro, San José 1116, lunes a viernes de 11.00 a 18.00 horas, con entrada libre y gratuita.

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.