Ese lugar, ubicado en la rambla de Malvín, antiguamente era un stud, o sea un lugar de entrenamiento de caballos pues en ese entonces se solía realizar carreras de caballos en la playa, por lo cual no era descabellado pensar que en ese lugar se reunieran personalidades de la época, no solo vinculadas a la hípica sino al ámbito artístico.

Esa “mansión” de entonces, hoy sería una casa amplia nada mas, pertenecía al artista Francisco Maschio, amigo personal del cantante. El deterioro de ese lugar fue constante aunque fue sometido varias veces a arreglos en su estructura. La Intendencia lo expropió en la década del 60 pero lo alquiló, a vivienda particular hasta hace tres años atrás.

Según las autoridades comunales la casa hoy se encuentra deteriorada, y se requiere una inversión importante para poder conservarla. Sin embargo vecinos del barrio, pero fundamentalmente vinculados al tango, decidieron agilizar gestiones para preservar lo que consideran un inmueble que tiene su valor “tanginble e intangible”, pero además existe la idea que ese lugar sea dedicado a establecer un museo que abarque tanto la vida de Gardel como la historia del tango en general. Eso determinaría un atractivo turístico más, para muchos cultores del 2×4 no solo de nuestro país sino también de la vecina orilla.

Esta iniciativa de declarar esa casa como “Bien de Interés Municipal” es considerada trascendente aunque se estima que hay que darle tiempo a las nuevas autoridades para que se empapen del tema de los procesos administrativos necesarios.