Por: Marcelo Bustamante

El anuncio del ex presidente Tabaré Vázquez en Playa Pascual, de que es partidario de restablecer el Impuesto a Primaria para los sectores del campo, generó reacciones inmediatas, por lógica, de la Asociación Rural y la Federación Rural y del propio presidente José Mujica.

El Programa del Frente Amplio establece la ampliación del Impuesto a Primaria al sector rural y el PIT-CNT se expidió en el mismo sentido. Incluso el ex presidente del Codicen Germán Rama cuestionó la medida aplicada por su gobierno en 1999 de exonerar de este tributo a los productores rurales. En aquel momento, estas críticas le valieron que un productor intentara agredirlo por haber dicho que si los ruralistas estaban en el Titanic, querrían salvarse antes que las mujeres y los niños.

Desde el año 1990 que se viene aplicando este impuesto a los propietarios de bienes inmuebles y, sobre el fin de la segunda administración de Julio Sanguinetti, se resolvió aplicar una batería de medidas para aliviar la situación de los sectores agropecuarios del país, que incluyó las exoneraciones del pago de los impuestos al Patrimonio y a Primaria.

Tabaré Vázquez anunció en Playa Pascual que “el impuesto a las escuelas públicas lo paguen todos, hasta los estancieros que no lo pagan”; recordó que se quejan de los caminos rotos pero se opusieron a un impuesto moderado para tener en condiciones esos caminos.

Tanto la Asociación Rural como la Federación Rural refutaron las declaraciones del pre candidato Vázquez y señalaron que estaba mal informado, porque cuando fueron exonerados de dicho impuesto, en 1999, no se produjo una baja del Imeba (Impuesto a la Enajenación de los Bienes Agropecuarios).

En tal sentido, el presidente de la Federación Rural, Carlos María Uriarte, explicó que en su momento, cuando se produjo dicha exoneración, el sector agropecuario no dejó de aportar a la educación mediante ese aporte del Imeba. No obstante dijo que finalmente puede ser mejor que se restablezca dicho impuesto, para que no se sigan dando estas confusiones, pero que se tendría que quitar el aporte que hace el sector a través de los otros impuestos.

Ayer, el presidente José Mujica apoyó la propuesta que realizara Tabaré Vázquez de restablecer el cobro del Impuesto de Primaria a los productores rurales. Estos fondos son volcados directamente a la educación primaria para financiar la alimentación que reciben los escolares.

El mandatario uruguayo consideró que “hay grandes propiedades de tierra que podrían pagar un poco más”. Señaló que la propuesta de Vázquez “es importante en términos de Justicia, pero no le va a mover la aguja a los ingresos de la enseñanza”, dijo el Presidente.

Recordó que “en un momento de crisis, con buen criterio”, se exoneró del impuesto a los productores. Afirmó que hace unos 15 años las tierras uruguayas “podían valer unos US$ 7 mil millones”, pero en la actualidad el precio aumentó a “unos US$ 60 mil millones”.

“Puede haber excepciones, como esta gente que fue castigada en Canelones, pero en general el agro siempre anda bien”, resaltó el Presidente, y negó que el impuesto perjudique de alguna manera al agro. “Si no, también se perjudicaría a la ciudad”, explicó.

El senador y ex ministro de Ganadería Ernesto Agazzi, coincidió con el presidente Mujica en que la reimplantación del Impuesto a Primaria a los productores rurales tiene más una finalidad de no tener desigualdades que de una “voracidad fiscal”, ya que el aporte que se hace por este concepto es sumamente menor con los recursos que por Rentas Generales se asignan a la educación.

“Lo que no tiene sentido es que los propietarios de los bienes urbanos paguen el Impuesto a Primaria y estos señores, porque una vez hubo una crisis y se la sacaron, no quieren pagarlo. Eso es muy injusto”, comentó el legislador.

Agazzi considera que “un día no tendría que haber más Impuesto a Primaria, ni aplicárselo a nadie, y el sistema educativo lo tendrá que financiar Rentas Generales”. Se trata de un impuesto afectado y está por fuera de la lógica de la Reforma Tributaria. Entiende que el día que no se aplique más este tributo tendrá que haber una compensación, pagándose de otra manera.

El campo y gobiernos colorados

Un alto ex jerarca del gobierno de Jorge Batlle dijo ayer a LA REPÚBLICA que la exoneración al Impuesto a Primaria no se produjo en la crisis del 2002 sino a finales de la segunda administración de Julio Sanguinetti. Explicó que a fines de la década de los noventa, la rentabilidad en los sectores del campo estaba sumamente baja y que, tras la devaluación en Brasil, el gobierno uruguayo resolvió desgravar al campo.

Para ello se aplicó un conjunto de medidas que consistió en quitar todos los impuestos fijos a la tierra agropecuaria, incluyéndose los impuestos al Patrimonio y a Primaria. “Se aplicó un paquete de alivio impositivo a favor del campo en un momento muy difícil para el sector”, sostuvo. Esto llevó a que el ex presidente del Codicen Germán Rama se opusiera a esta medida por afectar la prestación de los comedores escolares, más allá que este aporte pudiera ser tomado por Primaria como una “caja chica”, a fin de resolver determinadas necesidades.

Por su parte, el ex presidente José Batlle, consultado por LA REPÚBLICA, explicó que durante la crisis de 2002 su gobierno aplicó “una enorme exoneración de impuestos”.

Dijo que se le bajaron los costos de los aportes patronales a una cantidad de sectores productivos, incluido también al agro.

Los ruralistas informan

Las gremiales rurales afirman que ya hacen un aporte económico a la educación y dieron a conocer la reglamentación de la recaudación del Impuesto a Primaria. El artículo nº 13 del Titulo 9 del Texto Ordenado Vigente (DGI) establece: El Poder Ejecutivo transferirá de la recaudación de Imeba e IRA, al Consejo de Educación Primaria, igual importe a valores constantes al recaudado en 1994 por los inmuebles rurales, de acuerdo a lo dispuesto por el artículo 636º de la Ley Nº 15.809, de 8 de abril de 1986.