Con los votos de 123 legisladores en 123 presentes, la Asamblea General aceptó este miércoles la renuncia del vicepresidente Raúl Sendic y asumió Lucía Topolansky como presidenta de la Asamblea General y de la Cámara de Senadores.

La sesión de este miércoles, que estuvo presidida por la senadora Mónica Xavier (foto principal), tuvo como único punto del orden del día la dimisión del vicepresidente. En primer lugar, el secretario de la Cámara, José Pedro Montero, leyó la carta de renuncia de Raúl Sendic.

 

Formalmente, después de su anuncio del pasado sábado ante el Presidente de la República Tabaré Vázquez y el Plenario Nacional del Frente Amplio, Raúl Sendic presentó ante la secretaria de la Asamblea General una renuncia escueta, sin muchas observaciones, con el fin de que hoy se reuniera el organismo.

Finalmente, desde las 10:00 horas el organo que está compuesto por la Cámara de Representantes y Senadores, se reunió para tratar la salida del vicepresidente. Para que la salida del líder de la 711 se llevara a cabo, su decisión debía ser respaldada por mayoría simple, lo cual estaba asegurado de antemano debido a que solo con los legisladores frenteamplistas Sendic podría abandonar su cargo.

Finalmente, fue aprobado por 123 votos en 123 legisladores presentes. La sesión se levantó de inmediato, sin que ningún legislador hiciera uso de la palabra, tal como había sido acordado entre todos los partidos políticos.

Después de la votación en la Asamblea General, Sendic le deseó una “buena gestión” a su sucesora a través de su cuenta de Twitter.

El trámite parlamentario

Tras la aprobación de la salida de Raúl Sendic, la Asamblea le cedió el lugar a quien fue el senador más votado en las últimas elecciones. José Mujica es quien ostenta ese lugar, pero el artículo 153 deja en evidencia que el legislador no puede ocupar el cargo debido a que en el pasado mandato fue Presidente.

“En caso de vacancia definitiva o temporal de la Presidencia de la República, o en razón de licencia, renuncia, cese o muerte del Presidente y del Vicepresidente en su caso, deberá desempeñarla el Senador primer titular de la lista más votada del Partido político por el cual fueron electos aquéllos, que reúna las calidades exigidas por el artículo 151 y no esté impedido por lo dispuesto en el artículo 152.

En su defecto, la desempeñará el primer titular de la misma lista en ejercicio del cargo que reuniese esas calidades, si no tuviese dichos impedimentos, y así sucesivamente”, señala el artículo antes mencionado. Por tal motivo el puesto fue derivado a quien lo sigue, en este caso la senadora Lucía Topolansky, quien será la primera vicepresidenta electa de la historia de nuestro país, además de liderar la Asamblea General.

Si bien se trata de un hecho histórico, el episodio en cuestión no contó con ceremonias ni juramento alguno. No hay ningún protocolo previsto y tal como estaba previsto la asunción de Topolansky fue rápida. Tras aprobarse la renuncia de Sendic, se pasó a un cuarto intermedio, contando la Asamblea General en su vuelta con la presencia de Lucia Topolansky presidiendo el organismo, ya como vicepresidenta de la República.

Reaparece Sendic

El saliente vicepresidente de la República RaúlSendic volverá a la actividad política pública el próximo sábado.

Ese día, de tarde, encabezará lo que suelen llamar un “activo de militantes”, una reunión política con sus seguidores y dirigentes de la lista 711. Para entonces Sendic ya será formalmente ex vicepresidente y en ese acto hará una evaluación política de los últimos acontecimientos.

Está previsto que luego de la reunión con sus militantes Sendic hable con la prensa. El encuentro será en la sede de la lista 711, a la hora 14 del sábado, en Río Negro y Canelones.

Mujica

“El que no tiene en cuenta —en las jugadas políticas— el mediano plazo, es muy cortito”, dijo el expresidente José Mujica y contó que se ha molestado con compañeros de su partido en el desarrollo del caso Sendic. Agregó que “tal vez tenía razón Dardo Ortiz” al decir que “los enemigos están adentro y los adversarios afuera”. Esas situaciones son “el costo que tiene la política”, evaluó, pero recordó que la política influye en el salario, en el trabajo y en la vida de la gente. Mujica acompañó ayer al sindicato del gas a la embajada de Brasil.