El mismo estará en funcionamiento -en los próximos días- en cinco de los ocho municipios de Montevideo (A, B, C, CH y F), los que contarán con contenedores para que vecinos depositen el aceite usado, el cual será procesado por ALUR y transformado en biodiésel, según informaron a LA REPÚBLICA fuentes de la IM.

En una primera etapa, habrá diez recipientes donde podrá depositarse citado líquido, los que estarán en los barrios Centro, Cordón, Punta Carretas, La Teja, Capurro, Prado y Bella Italia. Cada uno de ellos permitirá que reciclen 4.000 hogares, por lo que abarcarán a 40.000.

Recordemos que la quinta parte de cada litro de aceite usado se convierte en un residuo que hasta ahora casi no tiene solución de reciclaje en el país. Ese residuo termina en el sistema de saneamiento, obstruye su funcionamiento y contamina el agua, y con este programa buscan la IM y ALUR “comenzar a cambiar esa realidad”, ya que aseguran que este sistema generará menos residuos; evitará la contaminación del agua (un litro de aceite puede contaminar hasta mil litros) y producirá energía menos contaminante.

A partir del reciclaje del aceite se produce biodiésel, que al utilizarlo en reemplazo del gasoil fósil reduce un 80% la emisión de gases de efecto invernadero. El mismo podrá usarse en el transporte público o en maquinaria agrícola, por ejemplo.

¿Cómo funciona el sistema?

La IM distribuirá recipientes verdes, de fibra de vidrio, de un litro, a los interesados, funcionarios de la comuna y de la planta de La Teja de ALUR, entre otros, el cual servirá para acumular el aceite usado. Luego se lo depositará en la parte superior del contenedor. Al hacerlo, el recipiente funciona como llave para abrirlo y para obtener otro igual pero vacío.

Como estos contenedores son “inteligentes”, van enviando información de los recipientes. Cuando estén próximos a llenarse, ALUR los recolecta y reemplaza con recipientes vacíos para que el proceso continúe.

El contenedor solo funciona con el recipiente que se distribuye a tales efectos. En caso de utilizar cualquier otro se daña el sistema y se inutiliza el contenedor.

La experiencia de Montevideo, junto con las recientemente iniciadas en Maldonado (Piriápolis) y Canelones (San Antonio), convertirá al aceite de cocina en el quinto elemento en importancia para la elaboración de biodiésel que realiza ALUR.