El libro escrito por José López Mercao y Hernán Bello está dividido en cuatro partes y 46 capítulos, aporta una valoración sobre los emprendimientos productivos y las cooperativas de trabajadores, instancia que para los autores implicó un itinerario complejo y dilatado que los llevó desde Santa María de la Bella Unión, en el extremo norte uruguayo, a las fábricas y talleres del sur que albergaban la obrería autogestionaria.

En ese contexto, Mercao y Bello compartieron con los protagonistas las premuras, anhelos, certezas, historias, y frustraciones. Citan las experiencias de Funsa, Envidrio, Uruven, Anert, Caorsi, Molino Santa Rosa, Urutransfort, Cotrapay, Calvinor, Cetepa, Moda Chic, entre otras cooperativas y emprendimientos productivos.

También abordan la creación del Fondo para el Desarrollo (Fondes) para el respaldo a las empresas recuperadas, así como el rol del Banco de la República (BROU). Ambos instrumentos fueron considerados vitales para los proyectos de autogestión que se desarrollan en comunidad, con utilización de tecnología y con el objetivo de integrar cadenas de producción a nivel nacional.

En la presentación del libro —en noviembre pasado— el Presidente Mujica subrayó que hay una historia detrás de la autogestión que no empezó con esta generación. En tal sentido mencionó que hay miles de ensayos cooperativistas exitosos y otros que fracasaron o se transformaron en empresas. Enfatizó que los trabajadores pueden llegar a ser patrones de si mismos y tener capacidad de gobernar los problemas colectivos difíciles que tiene la gestión empresarial, acción que calificó como uno de los cambios culturales más formidables.

Mujica aseguró en aquella oportunidad que “es posible gestionar, pero es difícil”. Es necesario que los emprendimientos generen su propia gente, formen inteligencia porque “lo que no crece, perece”, precisó. Agregó que “es necesario juntarse con los que están haciendo lo mismo, tener mucha apertura y darse un grado mínimo de organización, disciplina y rumbo”.

“Cuanto más gente esté organizada potencialmente hay mayor fuerza. Hay que aprender a diversificarse y no estar siempre en lo mismo; hay que seguir haciendo otros emprendimientos autogestionarios que acompañen al proyecto principal”, sostuvo. Además advirtió que el futuro demandará más personas calificadas, pero con la misma filosofía de trabajo. Esta es una invitación a expandirse y a pensar colectivamente, dijo el mandatario a los presentes en el Molino Santa Rosa.