Este actualmente vive en Armaçao Dos Bùzios, una localidad turística de Brasil. Siendo un civil no entra en el amparo de la ley de Caducidad y los pactos del Mercosur permiten su extradición por “crímenes de lesa humanidad”.

Ricci fue denunciado ante la Justicia en 2011 en el marco de una causa colectiva que incluyó a 50 personas que denunciaron numerosas situaciones de tortura. El expediente se encuentra en la Suprema Corte luego de que un militar presentara un recurso de inconstitucionalidad.

Camilo tiene 36 años y preguntó sobre su padre a los 17. Su madre le dijo el nombre y le advirtió “que no iba a encontrar nada bueno”. Para dolor de Camilo su madre tenía razón. En realidad al principio Camilo quería saber si además tenía hermanos, pero cuando empezó a obtener datos con su propia investigación, su moral y su ética lo llevaron a hacerlo público.

Consultado por LA REPÚBLICA sobre por qué decidió venir ahora a Uruguay indicó que “yo saqué el pasaje hace tres meses. Tenía pensado hacer esta presentación porque hace unos meses pude encontrar fotos de Ricci, se ha dado la casualidad de eventos como lo de Amodio, pero es casualidad”, indicó Camilo.

“A Ricci le gustaba levantar las capuchas”

Los testimonios de víctimas directas e indirectas de que Ricci colaboró con la dictadura, marcando gente desde camionetas militares, participando de interrogatorios y torturas, abundan. Camilo indicó ayer que le gustaba levantar las capuchas de quienes estaban siendo torturados.

El 29 de febrero de 1975 Ricci fue detenido y días después fue procesado por la Justicia Militar por el delito de vilipendio de las Fuerzas Armadas. A partir de allí, el testimonio de varios encarcelados lo identifican colaborando con la represión.

Uno de ellos es Rafael Sanseviero, ex militante comunista. Detenido, había sido muy golpeado cuando Ricci le levantó la capucha y le dijo: “Te conviene hablar. Mirá cómo estás”. Sanseviero respondió: ¡Mirá cómo estás vos!

Otro de los casos develados fue el de Américo Roballo, quien dice haber sido detenido por Ricci: “Si das otro paso te tiro”, le habría dicho Ricci a Roballo. “Yo soy el mismo de siempre. Nunca más vuelvo a la cana. Vamos a hacer de cuenta que vos y yo no nos vimos. ¿Vos querés abrir una zanja de sangre entre la UJC y vos? Yo trabajo para algo más que la Policía”.

Otro de los casos conocidos es el del militante comunista fallecido Oscar Tassino, quien fue detenido en julio de 1977 por Ariel Ricci y los militares Eduardo Ferro, Ernesto Ramas y Jorge Silveira. Tassino falleció por torturas en La Tablada, días después.

Con abogado y víctimas en TNU

Anoche, entrevistado por el periodista Fabián Cardozo en Televisión Nacional de Uruguay, Camilo amplió sus datos y también se conoció la opinión del abogado Pablo Chargoña, que estudiará cómo presentar estos nuevos datos a la Justicia y testimonio de una víctima directa de Ricci.

Presidente de Círculo Militar llama a colaborar con datos sobre desaparecidos

El presidente de Círculo Militar, el general retirado Juan Córdoba, dijo en su discurso al cumplirse 90 años de la institución que hoy dirige que los familiares de los detenidos desaparecidos durante la dictadura militar “tiene derecho a saber dónde están esas personas”. El oficial retirado dijo también que ese proceso de búsqueda de la verdad debe hacerse “sin circos mediáticos, sin pasiones desencajadas”.

Estimó que así “se podría lograr el tan ansiado fin, pese a las cuatro décadas pasadas, en las cuales muchos de los intervinientes han muerto”. Consultado sobre su discurso por el semanario Búsqueda, explicó que “yo no sé dónde están, pero si hay datos, estoy a favor de excavar todo el país igual”.

Dijo que se debe buscar “un camino objetivo”, evitando de un lado el pedido de amnistía total y del otro “verdad y justicia. Expresó que ese camino de búsqueda de la verdad debe ser “sin difamar, ni perseguir a nadie”.

Cabe recordar que, como informara LA REPÚBLICA, la organización Madres y Familiares de Uruguayos Detenidos Desaparecidos (Famidesa) ha recibido unas 100 denuncias en su campaña pública buscando datos y varias refieren al Batallón 13, donde se espera que próximamente se reinicien las excavaciones de parte del equipo de antropólogos.

Estas denuncias, luego de todo el trabajo de chequeos y corroboración de algunos datos, serán elevadas a la Comisión por Verdad y Justicia, creada por el presidente Tabaré Vázquez.

Javier Tassino, de Famidesa, indicó que en la información que llegó, “hay algunos datos que indican al Batallón 13, donde se está trabajando, y otros lugares que queremos analizar”, dijo también que parte de la información recabada provino “de militares” pero también de “gente diversa”.

La información puede ser entregada en cualquier templo, parroquia o sinagoga del territorio nacional. En Montevideo también se recibe en la calle Nicaragua 1332 apartamento 205, teléfono 2 929 16 25. O por la línea telefónica 0800 9942.