El clima político se calentó de golpe en enero. La decisión de los productores y gremiales del agro de realizar un “tractorazo” el próximo lunes 15 hizo estallar las redes sociales y la reacción de los dirigentes frenteamplistas no se hizo esperar. La medida fue decidida por un grupo de productores rurales independientes de Paysandú y se espera que se extienda a todo el país, según dijo a ECOS Fabián Guaviziuk, uno de los organizadores de esta manifestación.

La idea no es bloquear ni cortar las rutas, aseguró Guaviziuk, sino enlentecer el tránsito. En ese departamento, los tractores recorrerán por la ruta 3 la distancia entre Paysandú ciudad y Young, casi 80 kilómetros, y entre la capital departamental y el peaje Queguay, unos 25 kilómetros, rumbo a Salto.

Para colmo, un nuevo audio salió a calentar el clima, esta vez un supuesto productor pide llevar las máquinas a las rutas y sacarles las ruedas para evitar que “el Ejército puedan moverlas”.

Y no se queda allí, pide también “dejar pegado” al presidente Tabaré Vázquez y no concurrir a una posible reunión que cite el gobierno en la segunda quincena de enero.

La voz del productor afirma además que se dejen conformar con poco. “Yo no quiero el chupetín, quiero la tienda de golosinas”, asegura.

“El modelo económico se les rompió y se les fue de las manos porque ya no la frenan más. No tienen plata, no nos pueden sacar más dinero”, agrega el audio y concluye diciendo “Me parece que a la izquierda se le cayó el gobierno, están deseando entregarlo para que se termine todo”.

Las voces frenteamplista saltaron por las redes. LA REPÚBLICA consultó al diputado José Carlos Mahía quien advirtió que a los productores “un poco de memoria no les haría mal. Deberían recordar cómo estaban cuando gobernaban los partidos que ellos añoran, especialmente viendo la situación del precio de la tierra, el endeudamiento del agro, entre otras cosas.

La vida del productor era mucho más precaria en aquellos tiempos. Por ejemplo, recuerdo las movilizaciones en Canelones, cuando el Banco República lo que hacía era prendar la maquinaria de los productores y luego rematarlas. De esa realidad al día hoy hay un abismo y es a favor del trabajo nacional y de la producción”.

Consideró que hay dos tipos de situaciones: por un lado, afirmó que hay un grupo de productores que han tenido dificultades económicas por achicamiento de mercados y por tema costos. Por el otro, mencionó que hay pronunciamientos de “corte político”.

“Nosotros siempre vamos a estar dispuestos a trabajar y conversar juntos para buscar soluciones a la situación real de los productores. Lo que no llevamos son los pronunciamientos que son de corte político partidario y que efectivamente lo que subyace en ellos es una posición contraria a la izquierda y a lo que han sido estos gobiernos del Frente Amplio. Entonces, me parece que cometen un error muy grave que es ingresar casi al terreno político partidario, ya que no valoran la disposición de diálogo y las soluciones que se han encontrado desde el gobierno”, agregó.

Afirmó que muchas veces estas situaciones económicas no tienen que ver con el país sino con los mercados internacionales y la capacidad que tiene Uruguay de insertar nuestros productos.

“Se nota, además, en algunos de estos audios, un profundo desprecio a los sectores populares y una mentalidad ultraconservadora, pero nosotros apostamos al Uruguay productivo, a que el diálogo nos puede llevar a todos a mejores soluciones. Lo que digo es que algunos de esos audios tienen contenido mucho más político que gremial o productivo, y trasladan opiniones partidarias o políticas que realmente lo que soslayan una mentalidad conservadora y contraria al gobierno por ser de izquierda, no en función de sus problemas productivos. Entonces, creo que se confunden los tantos”, agregó.

Afirmó que el gobierno tiene que hacer cumplir las leyes y los decretos que protegen el interés general. “Eso es una decisión firme del gobierno que la vamos a sostener y apoyar”.

“Creo que se mezclaron las cosas. Por un lado hay gente que tiene dificultades objetivas y por otro, hay individuos que quieren promover un cambio político en Uruguay. Una cosa es luchar por soluciones para los productores y para los pares desde el punto de vista gremial, y otra cosa es una movilización cuya finalidad sea generar condiciones para golpear a un gobierno. Es más, en algunos de esos audios lo que se nota es esto último”, agregó.

Por último, afirmó que está preocupado por dos temas: la capacidad que tiene el país de colocar algunos productos en el exterior y la conquista de nuevos mercados.

“Quieren sacar al FA del gobierno”

Álvaro Guigou, presidente de la departamental del Frente Amplio en Paysandú, declaró a LA REPÚBLICA hace unos días, que el poder económico, en concordancia con algunos actores del Partido Nacional, está tratando de implantar la opinión de que el gobierno del Frente Amplio es inestable.

“Hay una operación política detrás de esta movilización. Nos han llegado algunas versiones de cómo acciona el poder económico tratando de generar condiciones de inestabilidad, con un accionar que pretende generar cierto descreimiento de las instituciones y lo que se busca es implantar la idea de que el Frente Amplio no contempla la realidad de los productores”, agregó.

Afirmó que “cierto sector” del Partido Nacional “siempre” representó al “gran capital” y señaló que en la Asamblea de productores que se realizó en Paysandú el lunes pasado fue “extraño” que hayan aparecido algunos actores políticos vinculados a dicho partido. “Eso preocupa, porque esto parece más bien una movida política partidaria que quiere generar cierta situación y aprovecha una problemática que es sumamente atendible, como son los planteos de los medianos y pequeños productores, para intentar sacar al Frente Amplio del gobierno a como sea”.

Datos sobre los productores movilizados

Los 50 productores están vinculados a la Asociación Rural Exposición Feria de Paysandú y la Sociedad Rural de Río Negro. Entre ellos también están presentes los trabajadores del transporte de carga. Según “El Observador”, la movilización nace a partir de más de nueve grupos de WhatsApp que nuclean a 1.500 personas. Al parecer, en dicho grupo también se estipulan una serie de reuniones con transportistas, lecheros, arroceros y demás integrantes del sector agroexportador.

La movilización nació en Paysandú, según fuentes del Poder Ejecutivo, pero algunas gremiales de Salto, Río Negro, Cerro Largo y San José se estarían sumando a la protesta.