No es un misterio que el “Chino” Recoba tiene la aspiración de llegar, algún día, a ocupar la presidencia de Nacional. Él mismo lo reconoció en diversas oportunidades, e incluso admitió que su regreso a la institución, si bien “no tiene fines electorales”, le permitirá adquirir una valiosa experiencia, que le resultará tremendamente útil cuando decida presentarse a las elecciones.

Por eso, no es alocado interpretar que la vuelta del ídolo a la institución para “integrar la Comisión de Patrimonio y Obras y ayudar a concretar el sueño del nuevo Gran Parque Central, entre otras acciones de relevancia”, según manifiesta la web oficial de los tricolores, es su primer paso del camino que deberá recorrer para llegar al máximo cargo.

De hecho, no hay que descartar que eso se produzca en el próximo período electoral, ya que los memoriosos recordarán que Álvaro Recoba procuró presentarse en la anterior contienda, pero algunos, alarmados por la inminente pérdida de poder que esto implicaría, desempolvaron los estatutos para impedírselo.

La invitación del “Puma”

El “Chino” explicó cómo nació la posibilidad de retornar al club en el rol ya comentado: “Por una invitación del Presidente. José Luis (Rodríguez) me planteó, con mucha razón, que él veía muy positivo que me integrara ahora a la vida interna y política del club. De cualquier modo, vale aclarar que, por suerte, en Nacional integrarse a ésta o a cualquier otra Comisión del Club es un derecho que tenemos todos los socios. Es parte de la vida democrática de un Club que siempre ha tenido cientos de socios participando en todas sus Comisiones”.

Durante la entrevista que le concedió al sitio oficial de Nacional, fue consultado sobre si está participación guarda alguna conexión con su manifestado interés de llegar a la presidencia. “Por supuesto que sí, pero eso no quiere decir que me integre a la Comisión con interés electoral. Está claro que me interesa la política del Club, por eso remangarme y trabajar es la mejor forma de aportar en este terreno. Y también es una forma de aprender, de conocer, de ver a Nacional desde otro lugar”, contestó.

Terminó brindado su perspectiva sobre el Parque Central, eje sobre el que girará su trabajo en el club: “Lo veo genial. No hay una cancha igual, no sólo porque es un estadio hermoso y pronto va a quedar increíble, no sólo por su historia. Por la gente. El Parque rugiendo es un infierno, y al mismo tiempo es un lugar lleno de alegría, seguro, de buena convivencia.

Pero más allá del Parque, conocer al Club como jugador me da una perspectiva propia del patrimonio. Por poner un ejemplo, hay una gran parte del patrimonio del Club que tiene que ver con las formativas. La Casona, las canchas e instalaciones de entrenamiento de los chiquilines en Los Céspedes, etc. Espero en esas cosas poder aportarle al Club una mirada ‘de jugador’ por decirle de algún modo”.