Si bien la empresa cuenta con la autorización binacional (Uruguay y Argentina) de las frecuencias de vuelo entre el aeropuerto de Carrasco y Buenos Aires y entre Punta del Este y la capital argentina, resta que las autoridades aeronáuticas del país vecino aprueben los horarios de vuelos solicitados por Alas Uruguay.

La anterior administración de Cristina Fernández habilitó a la aerolínea uruguaya a contar con las frecuencias de vuelo a pocas horas de concluir el mandato. Todo iba tal como se venía previendo, que los plazos dieran para que el 21 de diciembre comenzaran los vuelos regulares, coincidente con el inicio de la temporada. Sin embargo por motivos burocrático en el país vecino, esta pretensión se está extendiendo más de lo esperado.

El gerente general de la aerolínea Daniel Olmedo explicó que se estaba esperando que el presidente Macri designara el subsecretario de Transporte, cuyo cargo tiene la función de intervenir en la aeronavegación nacional. Aclaró que ya está todo aprobado por parte de las autoridades argentinas pero la habilitación de los horarios de los vuelos corresponde a la subsecretaría de Transporte.

El directivo manifestó que aún no se saldrá a volar a Asunción del Paraguay porque se está esperando contar con una malla de vuelo combinada con Buenos Aires para que la operativa sea rentable. “No queremos salir a perder plata”, precisó.

Sin embargo, la aerolínea podría estar volando el próximo 30 de diciembre, en lo que sería un vuelo inaugural.

Esta mañana se estará llevando a cabo una nueva reunión entre la empresa con las autoridades aeronáuticas uruguayas, para continuar aprobando las distintas áreas de funcionamiento de la aerolínea.

Si bien no hay fecha concreta de inicio de las operaciones, la nueva compañía fijó la tarifa de pasajes ida y vuelta desde Montevideo a Buenos desde los US$ 183. En tanto la tarifa de vuelo en la frecuencia de Montevideo-Asunción será de US$ 362 mientras que de Punta del Este-Asunción el precio base será de US$ 421.