Temen por la vida de Felipe y Lucho, dos lobos de mar que frecuentan los puertos de Piriápolis y Punta del Este según informó FM Gente de Punta del Este.

El primer hecho quedó al descubierto en Piriápolis. Pero luego se supo que también en Punta del Este hay un lobo herido con una fija o tridente de pesca, igual que el otro caso. Se maneja que los ataques habrían sido realizados por algún pescador. Richard Tesore, al frente del equipo voluntario de la ONG “SOS Rescate de Fauna Marina”, dijo que en sus veinticinco años dedicado a la protección animal, solo había visto dos casos idénticos a los que ponen en riesgo la vida de Felipe y Lucho, registrados en cambio en un solo día. Dijo que son incidentes muy similares, aunque “uno fue con cabo y otro con la mano”.

“O fue la misma persona que lo hizo, o alguien que vio las publicaciones de lo ocurrido el miércoles en Piriápolis y lo duplicó ayer, en menos de 24 horas, en Punta del Este”, afirmó. “Sabemos que la guerra entre lobos y pescadores es antigua. Eso es a nivel mundial, en Japón matan los delfines porque comen pescado y en Europa, Canadá o Estados Unidos matan a las focas”, agregó Tesore.

Se trata de animales con un peso que ronda los 300 kilos y de dos metros de largo, lo cual dificulta su atención. Felipe y Lucho se habían convertido en figuras de atracción de quienes frecuentan las ramblas de los dos balnearios ya que acostumbraban a ponerse a tomar sol en las rampas de los puertos, o ir detrás de la “comida fácil”.

Tesore también indicó que, como los lobos están heridos y asustados, ahora no salen de agua. “Eso hace muy difícil su manejo” y destacó que sedarlos en esta situación es riesgoso.