Durante su primera visita oficial a Francia, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, protagonizó este jueves un momento incómodo cuando ‘piropeó’ a la esposa de su homólogo francés, Emmanuel Macron.

Después de que ambos mandatarios y sus primeras damas posaran para los fotógrafos, el inquilino de la Casa Blanca, que estaba junto a Melania Trump, miró a Brigitte Macron y dijo: “¡Estás en muy buena forma!”. Después, se dirigió al presidente francés para reiterar la galantería. “¡Qué hermosa!”, concluyó Donald Trump, dirigiéndose de nuevo a Brigitte Macron. Hace unas semanas el inquilino del Despacho Oval vivió otro momento similar mientras hablaba por teléfono con el primer ministro de Irlanda, Leo Varadkar, frente a varios representantes de la prensa. En aquella ocasión, Trump pidió a una periodista que se acercara a él y comentó que tenía “una sonrisa bonita” mientras continuaba dialogando con el político irlandés.