En la noche del jueves, los 16 ediles blancos en la Junta Departamental resolvieron aprobar un receso de dos meses, hasta que concluyera la campaña electoral. Los curules del FA y del PC, consideraron ilegal este hecho porque se consideraba que para modificar el reglamento se requería de 21 votos, número que no contaba la bancada del Partido Nacional. El hecho fue calificado de “golpe institucional”, en Paysandú.

Ayer de tarde, frentistas y colorados acordaron salir públicamente a dar una conferencia de prensa, para denunciar lo que fue considerado como un hecho grave. A la conferencia de prensa se hicieron presentes los tres candidatos a la Intendencia del Frente Amplio, Julio Pintos, Juan José Domínguez y Guillermo Carballo, y los dos colorados Dardo Costa y Walter Verry.

Se aclaró que se cerró la institución para evitar que en la Junta Departamental se expusieran lo que fueron las numerosas observaciones del Tribunal de Cuentas a las partidas de salarios para jerarcas de la Intendencia y a la organización de la Semana de la Cerveza.

En la noche del jueves, el edil nacionalista Javier Pizzorno dio lectura a la moción de paralización de las sesiones plenarias, dejando las comisiones en funcionamiento. En la oportunidad los 12 ediles frenteamplistas calificaron el hecho de “golpe de Estado departamental”. También ediles colorados afirmaron que la resolución de los ediles blancos era una medida anticonstitucional, antirreglamentaria y antidemocrática porque “se intenta acallar la voz de la gente que nos votó para que la representemos”.

El ex intendente y candidato a la Intendencia Julio Pintos denunció que el Partido Nacional dio un “golpe de Estado” al cerrar la Junta Departamental para evitar denuncia de corrupción en la Intendencia de Paysandú.

En tanto, el Frente Amplio y el Partido Colorado analizan iniciar juicio político por este tema. Ayer firmaron una nota solicitando el levantamiento del receso en la Junta Departamental.

La decisión de “cerrar” la Junta Departamental, según explicó Pintos, obedece a la intención de evitar que a través de las sesiones plenarias se hagan públicas las irregularidades constatadas por el Tribunal de Cuentas en el pago de sobresueldos a directores de la Intendencia.

El candidato del FA manifestó que el gobierno departamental está integrado tanto por el Ejecutivo como por el Legislativo. Señaló que el reglamento de la Junta no autoriza a que la misma sea cerrada, salvo en el período ya establecido. “De forma ilegal y totalmente avasalladora y a pesar de que se explicitaron que no había condiciones para cerrarla, lo hicieron igual”, precisó.

En los últimos días, llegaron dos informes del Tribunal de Cuentas en el que impugna lo que verificó como sobresueldos en los cargos de confianza, que según dijo Pintos, se están pagando en forma ilegal e inconstitucional.

Otra de las observaciones detectadas fue que la Intendencia blanca creó cargos que no están contemplados en el estatuto del funcionario municipal e incluso a un director de Área le pagan como director general, sin tener el cargo creado en la Junta Departamental.

A esto se suma que desde el Tribunal de Cuentas llegó otro informe sobre la 48 edición de la Semana de la Cerveza donde muestra una serie de irregularidades que se cometieron. El informe del T.C., indica que hubo faltante de boletas, irregularidades con la Dirección General de Impositiva, entre otras observaciones.

Sobresueldos

En diálogo con LA REPÚBLICA, el ex intendente Pintos explicó que un director general está cobrando gastos de representación, cuando no lo debería de hacer, por un monto de unos US$ 1.000 mensuales. En el período, cada uno de los cinco directores se estarán llevando unos US$ 60 mil en el período de forma irregular. La cifra sumada arroja una erogación de US$ 300 mil.

Enfatizó que un director de Área está cobrando como un director general, más los gastos de representación, lo que representa un sobresueldo de unos US$ 3.500 mensuales. “Si se suma todo el período, ese señor se llevará casi US$ 200 mil a su casa, impugnado por el Tribunal de Cuentas”, manifestó.

En tanto, a los 15 directores de Área se les está pagando extensiones horarias en forma ilegal, lo que arroja un gasto de unos $ 13,5 millones en el período.

Fueron creados ocho cargos de confianza, que fueron impugnados por el Tribunal de Cuentas de la República.

“Si se hace la suma de todos los sobresueldos y compensaciones irregulares estamos por encima del millón de dólares largo”, acotó Pintos.

En el caso de la auditoría a la Semana de la Cerveza, se detectó que el director de Turismo de la Intendencia, Andrés Manisse cobró horas extras durante la Semana de la Cerveza, cuando no correspondía.