El gobierno no dejará sin efecto la esencialidad, a menos que vea un guiño favorable al levantamiento de las medidas de fuerza. Y los docentes no darán ninguna señal hasta que no perciban un gesto del Ejecutivo.

El PIT-CNT lo sabe y trabaja intensamente para crear las condiciones apropiadas. Fernando Pereyra lo dejó claro ayer (ver nota aparte) al señalar que sería valioso que el gobierno quitara alguna cláusula del convenio, “como la de paz, que generó malestar en un sector donde nunca ha tenido esa cláusula” o bien la exigencia de resultados en algunos sectores.

Ayer, durante toda la jornada, hubo nuevos intentos por parte del Poder Ejecutivo para mostrar los avances alcanzados en materia presupuestal para la Enseñanza en su conjunto y también envió mensajes conciliatorios. La ministra de Educación, María Julia Muñoz, dijo en Código País de Canal 12 que si los docentes “deponen la medida, no va a haber sanciones”.

También reconoció que “ el salario no es bueno y que hay que mejorarlo”, pero creo que lo ofrecido “es un muy buen avance”. Creo que el compromiso debe ser el gobierno por un salario lo más justo posible, no quiere decir que no merezcan más pero lo que se puede hoy es esto. La contrapartida es el trabajo, sin medidas de lucha después que se acuerda un salario”, agregó.

El Poder Ejecutivo convocó para hoy a las 15 horas al Consejo Superior de Públicos. Se espera que en dicho ámbito tripartito surja un entendimiento entre el gobierno y los sindicatos de la Educación que permita destrabar el conflicto.

La convocatoria a un ámbito tripartido para hoy es mirado con cautela por los sindicatos. La ministra Muñoz afirmó que solo “con reglas de juego claras” se retira el decreto de esencialidad. La medida para Primaria, Secundaria y UTU comenzó a regir desde la víspera.

Más de medio centenar de centros educativos en todo el país se mantuvieron ocupados. La mesa representativa del PIT-CNT sugirió a los sindicatos de la educación desactivar las medidas de protesta.

Los gremios de la educación resolvieron convocar a sus afiliados a desacatar lo establecido en el decreto de esencialidad firmado el lunes a la noche por orden del presidente Tabaré Vázquez y continuar hoy con las medidas de paro, aunque queden expuestos a sanciones, tal como se establece en la ley que da marco a la esencialidad. La versión de un posible levantamiento del decreto de esencialidad circuló ayer en la asamblea de maestros de Montevideo.

La dirigente Raquel Bruschera fue quien trasladó la novedad al inicio de la asamblea. Según Bruschera, la información no le llegó del gobierno sino “desde el PIT-CNT”. “Primero se planteó levantar al mismo tiempo los paros y el decreto de esencialidad”, relató.

Entrevistada anoche en Código País, de Canal 12, la ministra de Educación y Cultura María Julia Muñoz justificó el decreto de esencialidad efectuado por el Poder Ejecutivo. Reveló que en los paros decretados por los sindicatos de la Educación, “han quedado sin alimento 250.000 niños uruguayos en las escuelas de tiempo completo y las que tienen comedor”.

Catalogó de “irreal” el aumento de $800 y sostuvo, en cambio, que “el aumento sobre el salario nominal para el 2016 de un maestro de primer grado es de $2.655 y para el que hace 40 horas semanales el aumento para el primer grado es de $4.992”.

“Un maestro de 20 horas va a pasar a ganar $24.992 nominales en el año 2016. En el 2017 se va a llegar a un 8% de aumento en los salarios y vamos a estar bordeando el 5% a la mitad del período para llegar al 6% sobre el final del período”.

Afirmó que “nadie dice que sea un gran sueldo” y agregó que “el grado 1, 40 horas semanales pasa a ganar casi $50.000; no es un gran sueldo” y que “el grado 7, 40 horas semanales son $78.000”. Muñoz dijo que es optimista en cuanto a encontrar una solución al conflicto basándose para ello en “la capacidad de diálogo que tiene el Poder Ejecutivo, siempre abierto a conversar”.

Destacó el llamado del PIT-CNT a los sindicatos a reflexionar y reiteró, como ha dicho el presidente, “en el momento en que depongan las medidas se levanta la esencialidad y se hace una mesa de diálogo”. Señaló que el presupuesto significa un “muy buen avance” en materia de salarios y dijo que espera que en las próximas horas “todos pongamos las cosas en su lugar”.

Con respecto a las sanciones por no acatar el decreto de esencialidad, Muñoz sostuvo que “no es factor de negociación los descuentos anteriores, pero si se depone la medida, sanciones no va a haber”.

“Enorme esfuerzo”

Por su parte, el ministro de Economía y Finanzas Danilo Astori remarcó ayer el “enorme esfuerzo” realizado por la sociedad uruguaya para apoyar a la educación pública. Explicó que “el 22 % de los incrementos de gasto público en esta década fue con destino a la educación”, y reiteró que el salario de un cargo docente, grado 1, aumentó 64 % en términos reales durante los gobiernos frenteamplistas.

Indicó que el promedio de salarios en la educación creció un 47% y sostuvo que el 40% de los recursos incrementales estará destinado a la educación.

Asimismo, dio detalles sobre el crecimiento que tuvieron las asignaciones a organismos vinculados a la educación en estos últimos 10 años: en términos reales, el presupuesto de la ANEP creció 122 %; el de la Universidad de la República 118 % y el de INAU, también vinculado a la educación, 192 %. “Es enorme el esfuerzo realizado por la sociedad uruguaya para apoyar a la educación pública”, sostuvo.

El ministro de Economía y Finanzas, Danilo Astori, el subsecretario, Pablo Ferreri, y el director de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP), Álvaro García, brindaron una conferencia de prensa, tras participar de la reunión con representantes de los partidos de oposición en Torre Ejecutiva.

Cláusula de paz generó malestar

El presidente del PIT-CNT Fernando Pereira explicó en diálogo con radio Sarandí, cómo fue el proceso desde el punto de vista de los gremios, que llevó a crispar la situación.

Para Pereira mientras todavía no se había tomado una resolución sobre el convenio pre acordado, que él apoyaba, llegó el decreto de esencialidad y cambió el eje del problema. Hasta entonces solo Fenapes había rechazado la propuesta del Ejecutivo.

“En la Coordinadora de Sindicatos de la Enseñanza solo un sindicato había rechazado la propuesta del gobierno. La Federación Uruguaya de Magisterio lo iba a tratar este sábado por eso pedimos tiempo para que las respuestas fueran el lunes. Lo estaban analizando las asambleas de distintos departamentos y todavía no tenían una posición definida, Afutu también.

Había un sindicato que había rechazado la propuesta y era Fenapes, los demás lo estábamos tratando”, dijo el presidente de la central obrera. Agregó que en su caso consideraba que el convenio era un avance.

“Yo había comunicado que el convenio significaba un avance, que no era una situación definitiva como casi ningún convenio lo es para solucionar definitivamente lo económico, pero que permitía dos años de recuperación del salario.

Eso en los tiempos actuales económicos podía ser una solución o un avance. Cuando se dice los firmantes no defendieron el acuerdo están faltando a la verdad, yo mismo lo defendí. Lo firmé y se lo entregamos a todas las filiales departamentales. Alguna filial decidió no aceptarlo pero otras habían resuelto lo contrario, es decir, defender el convenio.

Ahora cuando se declara la esencialidad, éste deja de ser el principal problema el convenio y pasa a ser la libertad. Si de las negociaciones surgiera que hay algún margen mayor o para quitar alguna cláusula como la de paz, que aunque está en todos los convenios creo que para un convenio tan corto no tenía ningún sentido, para mí no es un gran problema pero generó malestar en un sector donde nunca ha tenido cláusula de paz. O por ejemplo cuando se coloca medición de resultados, en un sector donde es bastante complicado ubicarlas”, puntualizó Pereira.

Castillo

El ministro de Trabajo y Seguridad Social Ernesto Murro respaldó ayer al Director Nacional de Trabajo, Juan Castillo, quien puso su cargo a disposición luego de la medida adoptada por el gobierno de instaurar la esencialidad en la educación y de recibir críticas por parte de grupos de docentes.

El jerarca ministerial, y ex coordinador del PIT-CNT, puso su cargo a disposición del ministro, luego que dirigentes sindicales y manifestantes ingresaran al local del MTSS para manifestarse y proferir cánticos contra el gobierno y calificar a Castillo de traidor.

Murro respaldó el accionar de Castillo para que continúe en su cargo. El Director Nacional de Trabajo espera que su sector político, el PCU, también se pronuncie. El diputado Óscar Andrade aclaró que si “personalmente el negro entiende que dadas esas circunstancias, lo mejor para su salud es no seguir con la responsabilidad nosotros lo vamos a respaldar”. Advirtió que el PCU no le está reclamando nada a Castillo”.