Luego de dos robos exitosos a cajeros automáticos en Montevideo y tres intentos fallidos, el Ministerio del Interior estudia la posibilidad de instalar bombas de tinta en los dispensadores de efectivo.

Así lo informó este martes el titular de la cartera, Eduardo Bonomi, quien adelantó que para tales fines personal de la Policía viajó a Paraguay, en donde este sistema está instalado.

Según Bonomi, en el vecino país se logró desarticular a las bandas que se dedicaban a asaltar cajeros con la introducción de bombas de tinta, de tal forma que de ser robados los billetes quedarían manchados y, por ende, inservibles.

Las autoridades ya propusieron a Banred y BROU, las principales entidades financieras, que los cajeros sean ubicados en el interior de dependencias policiales, indicó el jerarca.

El sistema ya se usa en algunos países de la región, como Paraguay, Brasil y Chile, donde es obligatorio. Al detectar movimientos inusuales, ya sean térmicos, sísmicos y la apertura no programada de la caja de valores, dentro del cajero se dispara una bomba de tinta, generalmente roja.

En Paraguay, por ejemplo, la explosión deja completamente inutilizables los billetes al mancharlos con la tinta. Esta posee un componente químico de carácter reservado que es producido en Sudamérica solamente por la firma brasileña Global, aunque el líquido es de origen suizo.

Los billetes manchados no tienen validez y los ladrones no pueden hacerse con el botín. Ante un incidente de este tipo y luego de que la Policía certifique la tinta, el Banco Central del Paraguay repone solo a las entidades bancarias y financieras, no a particulares, las denominaciones que quedaron inutilizables.

Foto: Intento de robo a un cajero en Paraguay (ABC Color).