El pontífice invitó este domingo a los fieles en la Plaza de San Pedro en Roma a orar en silencio junto con él por los migrantes que mueren “en sus viajes terribles”. También oró para que Dios “nos ayude a cooperar de manera efectiva para impedir esos crímenes que ofenden a toda la familia humana”. Francisco notó que el cardenal de Viena estaba presente en la plaza.

Cuatro hombres son investigados en Hungría por ese caso.

El papa imploró a la comunidad internacional a “hacer algo para poner fin a la violencia y abusos de poder” como los que impulsan a esos migrantes, como los cristianos en Irak, Nigeria y otros sitios, a huir en busca de protección.