A los 55 años falleció el ex delantero Roberto Cabañas quien se destacó como goleador de varios clubes de América, así como de su selección. “Sufrió un paro cardiorrespiratorio fulminante”, reveló su hermano menor.

Cabañas fue conocido por sus goles pero también por la forma en la que hacía entrar a sus rivales, que fuera se iban expulsados de la cancha tras provocaciones del paraguayo. Su carrera inició en 1979 en Cerro Porteño, Cabañas formó parte de la selección de Paraguay para la Copa del Mundo 1986 en México y la Copa América 1993 de Ecuador, y llegó a jugar para el Cosmos de Nueva York, para Brest y Lyon franceses, América de Colombia, Boca Juniors y Rosario Central, entre otros.

“Roberto provocaba a los rivales y hasta en eso era bueno, y los defensas contrarios lo buscaban para pegarle, pero nunca lo agarraban. Nosotros le decíamos que era un eléctrico porque se les escabullía a todos”, manifestó el ex portero Julio César Falcioni, integrante del América de Cali en la década de 1980, sobre su ex compañero, en declaraciones a medios colombianos.

El hermano confesó su sorpresa porque “a mi hermano (Roberto) ni siquiera le dolía la cabeza”. “Hicimos rápidas gestiones y sus restos se encuentran en nuestra ciudad natal Pilar (a 300 kilómetros al sur de Asunción) en donde esa tarde se hará el sepelio”, agregó. Más de un centenar de hinchas acompañaron el féretro desde el aeropuerto hasta el salón velatorio.

El otrora goleador trabajaba en últimamente como comentarista de torneos internacionales para medios paraguayos, pero viajaba de manera constante a Cali, Colombia, y a Nueva York para atender asuntos personales.

La alcaldía municipal de la ciudad de Pilar (ciudad natal del ex futbolista) resolvió el pasado lunes denominar Roberto Cabañas a la calle sobre la que se encuentra la residencia de su padres, donde el ex futbolista vivió su niñez y adolescencia.

En tanto, el ex mediocampista Blas Giunta calificó a Cabañas como “una bomba”, “un gladiador”, en entrevista con la radio argentina Provincia, cuando lo recordaba dentro de la cancha.

La Asociación Paraguaya de Fútbol indicó que desde 1979, cuando jugó en Cerro Porteño, hasta que se retiró a los 38 años vistiendo la casaca del Real Cartagena de Colombia, Cabañas convirtió 164 goles en 330 partidos, mientras que para el seleccionado anotó 10 entre 1983 y 1993. Alcanzó su máxima producción en las filas del Cosmos con 63 goles entre 1984 y 1987, teniendo como compañeros a su compatriota Romero, a los brasileños Pelé y Carlos Alberto, al italiano Giorgio Chinaglia y al holandés Johan Neeskens.