El buzo y buscador de tesoros submarinos uruguayo Héctor Bado, falleció en Miami a los 58 años de edad a causa de un cáncer en estado avanzado que le fue diagnosticado semanas atrás.

Sus restos serán cremados y la intención de la familia es traer las cenizas a Uruguay más adelante, según informó a Telenoche el empresario Alfredo Etchegaray, antiguo socio del buzo.

En 2006, Bado dirigió el equipo de búsqueda que logró rescatar de las aguas de la bahía de Montevideo el águila que coronaba la proa del buque acorazado alemán Graff Spee, hundido en 1939.

El águila, realizada en bronce y que pesa 350 kilos sostiene una esvástica nazi, se encuentra bajo custodia de la Armada.

La histórica pieza fue objeto de un litigio entre los rescatistas privados y el estado, hasta que por vía judicial se definió que en una futura venta el 50% les corresponde a Bado y a Etchegaray.

En 2012 Bado tuvo un rol protagónico en la ubicación de los restos del avión de la empresa Air Class que cayó en aguas del río de la plata, causando la muerte de sus dos pilotos.

El buzo se integró al equipo de búsqueda y en 48 horas logró ubicar la aeronave desaparecida en las cercanías de la isla de flores.

En aquel momento Bado criticó la labor de la armada y de la facultad de ciencias, que durante 44 días buscaron sin éxito ubicar los restos del avión.