Ya que es cuando se trasladan desde las zonas más frías a las más cálidas para cumplir con el ciclo reproductivo. La actividad es promovida por la Organización para la Conservación de Cetáceos (OCC) que invita a la experiencia de salir mar adentro en la búsqueda de las ballenas. Existen plataformas ubicadas en Punta del Este, La Paloma, La Pedrera, Cabo Polonio y Punta del Diablo.

La ballena franca tiene una longitud de 14 metros en el caso de los machos y 16 metros las hembras en edad adulta. El peso promedio va de entre 40 a 60 toneladas. Cabe recordar que Uruguay, a diferencia de otros países como Japón, donde la caza indiscriminada de estos cetáceos, representa un grave problema para su supervivencia, cuenta con una legislación que los protege.

La ballena franca es una especie costera y por lo tanto, al llegar a costas uruguayas se enfrentan al riesgo que representa el tráfico naviero en el Océano Atlántico y Río de la Plata a la entrada de la Hidrovía Paraná-Uruguay.