Ayer, en el Consejo de Ministros y a poco más de 24 horas de que la fuerza política se pronunciara sobre el pedido de Tabaré Vázquez de continuar o no en el TISA, se consideró la opinión del Plenario como “de buen recibo”.

“Fue el Presidente quien le pidió a la fuerza política la posición sobre el TISA”, recordó el propio presidente Vázquez ante sus ministros en la reunión semanal del gabinete al momento de analizar el pronunciamiento del Plenario del Frente Amplio del pasado sábado.

“El Frente Amplio dio su opinión” destacó Vázquez “y fue una mayoría que se pronunció sobre lo que se les pidió. El dictamen fue de buen recibo”, comentó.

Seguidamente, los ministros tuvieron la posibilidad de expresarse sobre la decisión política que mayoritariamente los partidos y conglomerados de la coalición de izquierda hicieron en su Plenario del sábado 5 pasado. Los secretarios de Estado que aludieron al hecho hicieron conocer su opinión personal sobre la decisión pero, sin fisuras, destacaron la importancia de acatar lo resuelto.

Según el vocero consultado, el canciller Rodolfo Nin Novoa, uno de los ministros que en los últimos días había insistido en la necesidad y en la importancia de no retirarse de las negociaciones del TISA a mitad de camino, cuestionó la decisión del Plenario pero aceptó la decisión y la importancia de acatar la decisión de la mayoría.

Se habló de la necesidad de explorar otros escenarios de acuerdos comerciales pero teniendo en cuenta que primeramente se deberá negociar con los socios más grandes del Mercosur “que no pasan por un buen momento económico”, se subrayó apuntando a los anuncios de recesión.

El ministro de Economía Danilo Astori confesó anoche desconocer cuánto se pierde o cuánto se gana si Uruguay está o no en la ronda de negociaciones del TISA porque, para ello, “me hubiese gustado seguir analizando el tema, pero se decidió el retiro” dijo anoche tras participar de los 75 años del Comité Central Israelita.

Confirmó que dentro del Frente Amplio y del gobierno existen “discrepancias” y reconoció que el TISA es un acuerdo que a su entender “avanza muy lento y tiene zonas de temas que hay que estudiar a fondo”. “Nuestra discrepancia es que esta decisión nos impide seguir adelante en el estudio y el análisis más riguroso de un tema que creo puede ser importante para el Uruguay”.

Comentó la posición unánime de la oposición de prometer su apoyo al gobierno. Dijo que por el hecho que “tenemos muy poca información”, no está en condiciones de decir “cuál podría ser la posible pérdida o la posible ganancia. Me hubiese gustado seguir analizando el tema, pero se decidió el retiro”.

Astori, fue quien comentó la necesidad de buscar “oportunidades” para el país en otros escenarios de negociación. Astori ha sido, incluso desde el pasado gobierno en su condición de vicepresidente de José Mujica, uno de los que más se inclinó por participar, aunque sea como observador, de tratados comerciales en la Alianza del Pacífico en el que se encuentran Chile, Perú, Colombia y México o en el conocido como “tratado transpacífico”; un bloque de acuerdo comercial y de servicios en el que participan, entre otros, Estados Unidos, Canadá, México, Japón, Australia, Nueva Zelanda y Chile. Astori dijo que desde algunos de los gobiernos de estos países han estado en contacto con Uruguay a fin de explorar su sumatoria al proyecto.

Se subrayó que Uruguay deberá apelar al Mercosur como “plataforma de lanzamiento” pero sin desatender el bloque regional para que desde allí se encuentren mercados donde introducir la producción nacional y lograr acuerdos de servicios beneficiosos.

“El Presidente de la República asumió la decisión del Frente Amplio y pidió que el canciller Rodolfo Nin Novoa comunique el retiro de Uruguay de las conversaciones del TISA”, informó ayer lunes la ministra de Turismo, Liliam Kechichian, quien recordó que la fuerza política de gobierno discutió este asunto a solicitud del propio Vázquez y laudó el pasado fin de semana en ese sentido.

En conferencia de prensa al término del Consejo de Ministros de ayer lunes, la ministra de Turismo Liliam Kechichian que ofició de vocera recordó que, a solicitud del Presidente Vázquez, el Plenario Nacional del Frente Amplio discutió sobre la participación de Uruguay en las negociaciones sobre el TISA (Trade in Services Agreement, por sus siglas en inglés) y recordó que el Presidente “asume la decisión tomada por la fuerza política y solicita al canciller que la concrete” en los ámbitos correspondientes, dejando el país de participar de las conversaciones del TISA.

Algunos ministros comentaron ayer en la reunión del gabinete la actitud manifiesta de los partidos de la oposición. Blancos, colorados e independientes dieron a conocer y prometieron en la misma tarde del pasado sábado, apenas se supo que el Frente Amplio por mayoría recomendaba retirarse de las negociaciones del TISA, su apoyo al Presidente para que reconsiderara continuar en las conversaciones.

“La oposición se adelantó a dar su apoyo y creyó en su ingenuidad que el Presidente iba a desoír la opinión del Plenario del Frente Amplio” dijo un secretario de Estado.

La oposición resolvió promover en el Senado una declaración de respaldo al TISA e incluso un eventual llamado a sala del canciller Rodolfo Nin Novoa. La ministra de Turismo confesó que para la resolución final del gabinete, únicamente “se tuvo en cuenta la resolución de nuestra fuerza política” y consideró que el apoyo de la oposición al gobierno “no sabemos a qué se refiere en tanto que nosotros no teníamos una postura por sí o no”.

“Por el TISA no voy a pelearme con nadie”

El actual senador y expresidente José Mujica entiende que las condiciones de las negociaciones en el marco del TISA “cambiaron” y que por ello había que reconsiderar la participación de Uruguay en ese escenario. Agregó que para retirarse, bastaba con que China no está participando evaluando la ausencia del gigante de Oriente en el TISA, como una señal.

Sin embargo, fue el propio José Mujica durante su presidencia que en el 2013 decidió sumarse a la ronda luego de evaluar la participación durante un año.

“Por el TISA no voy a pelearme con nadie” dijo el exmandatario que su decisión de insertarse en las negociaciones fue recordada por aquellos partidos y movimientos que defendían la importancia de mantenerse en la ronda de conversaciones. “Lo fue de importante antes y lo es ahora” escribió en su momento en la red social Twitter, el diputado de Asamblea Uruguay José Carlos Mahía.