Estimó que el paro general realizado por el PIT-CNT es parte del juego democrático, pero se quejó de la manera en que se informa y puso como ejemplo el caso de las negociaciones colectivas para el sector privado “donde los medios de prensa han resaltado las críticas del PIT-CNT y casi no han informado nada de las críticas empresariales”.

“Algunos medios de comunicación también juegan su rol en el proceso político y social del país”, interpretó.

Entre los logros principales alcanzados en esta primera parte de la gestión resaltó la inversión de 12 mil millones de dólares en infraestructura. “Eso es desarrollo del país, es puestos de trabajo, es pensar el Uruguay para hoy y para el futuro. Inversiones en aspectos estratégicos para el país como es energía, vivienda, puertos, carreteras, ferrocarril. Creo que debe ser tenida en cuenta”, agregó.

También valoró la importancia de haber resuelto el Fondes “gracias a las orejas y los ojos que el gobierno tiene”, porque se decidió dialogar con el movimiento cooperativo, con el PIT-CNT, con el propio Frente Amplio, con los otros partidos, y “hoy tenemos una nueva ley del Fondes que es mejor que la que teníamos antes”.

Defendió la forma en que se resolvió el problema del Antel Arena y el acuerdo con Venezuela que no sólo permitió el canje de la deuda sino también que se “decidió poner fondos del Estado al servicio de privados para promover la exportación de productos nacionales y de trabajo uruguayo. Esa es una auténtica política de izquierda”, subrayó. 

¿Cómo observa la marcha de la economía y cómo puede afectar a un Ministerio clave como el suyo?

-Uruguay ha crecido y va a seguir creciendo a menor ritmo que como lo hizo los diez años anteriores. Históricamente, Uruguay durante cien años creció a un ritmo del º1% anual y así vivimos los uruguayos. Después crecimos al 5% por ciento anual en los últimos diez. Y ahora estimamos que vamos crecer entre 2,5% y 3% anual. Por tanto, hay un menor ritmo de crecimiento pero se sigue creciendo. Pero también en esos cien años anteriores, hubo períodos de alto crecimiento, hubo años que se creció al 4%, 5%, 6% anual. Y sin embargo, en esos períodos de crecimiento donde se creció igual que lo que crecimos estos diez años, el país no tuvo las políticas y las medidas productivas y las políticas sociales que tuvimos en los últimos diez años.

¿Por ejemplo?

En la dictadura, en la década de los noventa, y anteriormente, hubo momentos de crecimiento tan importantes y sin embargo el país no tuvo el desarrollo social, productivo, el nivel de exportaciones, el nivel de inversión extranjera que tuvo en los últimos diez años. También hay otros países que han crecido tanto o más como ha crecido Uruguay en otros diez años,  y tampoco han hecho el desarrollo social, productivo, internacional, que ha tenido Uruguay.

El PIT-CNT aprobó un paro general. ¿Cómo impactó en el gobierno? 

El paro general es parte del sistema democrático del país, de las relaciones laborales, es parte de la lucha que se da por diferentes intereses en el país. El gobierno tiene sus responsabilidades, el movimiento sindical tiene sus responsabilidades, los empresarios tienen sus responsabilidades, y cada uno en lo suyo. También en este tiempo hubo un conflicto empresarial, que fue entre la Fábrica Nacional de Cervezas y los camioneros transportistas, fue un conflicto empresarial netamente. Reitero, el paro significó un dato de la realidad. A mí me preocupa, cuando en gobiernos autoritarios como tuvimos en este país, y en dictadura, se clausuraban medios de información, la gente iba presa por leer un libro y los sindicalistas para que nos hicieran una entrevista teníamos que hacer una movilización a un canal de televisión y teníamos que hacer otra movilización para que la emitieran al aire. Yo soy de esa época. Esto es parte del juego democrático, las organizaciones sociales son una parte sustantiva de la democracia. Este gobierno y este Ministerio, y lo tratamos de hacer desde el BPS, promovemos a las organizaciones sociales, son parte de la construcción de la democracia y la profundización de los cambios.

¿Le está costando al gobierno llevar el mensaje de lo que se está haciendo?

-Venimos haciendo cosas en estos cinco meses y medio, y vamos  a seguir haciendo cosas.

Quisiera repasar una docena de cosas que se han hecho y que quizás no las hemos comunicado bien o tenemos un Estado de situación que no permite apreciarlas.

¿Por ejemplo?

La inversión en infraestructura. Doce mil millones de dólares, de los cuales, unos 8 mil millones de dólares son puestos por el Estado a partir de impuestos y los aportes, tasas y contribuciones que paga la gente. Eso es desarrollo del país, es puestos de trabajo, es pensar el Uruguay para hoy y para el futuro. Inversiones en aspectos estratégicos para el país como es energía, vivienda, puertos, carreteras, ferrocarril. Creo que debe ser tenida en cuenta.

Resolvimos el Fondes. Estamos hablando de cinco meses y medio de gobierno.  A partir de lo que fue un decreto polémico en marzo, y con la sensibilidad que el gobierno tiene y las orejas y los ojos que el gobierno tiene, se decidió dialogar con el movimiento cooperativo, con el PIT-CNT, con el propio Frente Amplio, con los otros partidos, y hoy tenemos una nueva ley del Fondes que creo que es mejor que la que teníamos antes, producto de esa polémica que se dio y del diálogo que se dio para buscar la nueva alternativa. Hoy tenemos un Fondes donde hay 100 millones de dólares que no es un nuevo gasto para el país, que es plata que ya estaba, destinado no sólo a eso tan importante que son los proyectos autogestionados de trabajadores, al movimiento cooperativo, a la economía social sino también a la inmensa mayoría de las empresas del Uruguay que son las micro, pequeñas y medianas empresas ( 95% de las empresas uruguayas). Y al mismo tiempo, ese arranque con 100 millones de dólares , con dos administraciones, el Instituto Nacional de Cooperativismo (Inacoop) y la Agencia Nacional de Desarrollo Económico (Ande) en ambos casos con participación social en la gestión de esos fondos, sino que además la garantía que a futuro seguirá nutriéndose ese fondo con las utilidades netas del BROU. Y esta es una política de izquierda.

Otra política de izquierda es la profundización de los cambios, la negociación con Venezuela ¿Qué se hacía antes cuando había un problema de venta al exterior de productos uruguayos?. Y antes, lo que se hacía era que cada exportador, cada productor, cada industrial, se arreglara por su cuenta y saliera a buscar mercados y si podía vendía y si no podía no vendía.  ¿Qué hizo el gobierno?. Decidió poner fondos del Estado al servicio de privados para promover la exportación de productos nacionales y de trabajo uruguayo. Esa es una política de izquierda.