Por: Gustavo Carabajal

El ministro de Economía, Fernando Lorenzo, anunció a LA REPÚBLICA que el próximo lunes se presentará en el Consejo de Ministros el texto de un proyecto de ley para promover la inclusión financiera y para estimular el uso de medios de pago electrónicos. Adelantó que en dicho proyecto se establece que una vez que entre en vigencia la normativa propuesta, “se procederá automáticamente a la rebaja de dos puntos del IVA”.

Lorenzo mostró su satisfacción porque el crecimiento económico del segundo trimestre del año resultó “mejor de lo previsto” y consideró “altamente probable” que el crecimiento de 2013 esté en el entorno del 4%, es decir por encima de las economías de la región.

Explicó que los datos divulgados por el BCU muestran que el crecimiento económico fue importante y generalizado entre los sectores productivos, es decir que “la inversión productiva, continuó haciendo su contribución al crecimiento”. “De hecho, fue especialmente significativo el aumento de la inversión pública, que se expandió un 17%”, agregó.

Prefirió no hacer comentarios sobre los pronósticos de los analistas que vaticinaban un enfriamiento de la economía. “Mucho mal haríamos si “bandeáramos” el diagnóstico en una dirección o en otra, de la mano de excesos de pesimismo u optimismo o cayendo en el error de la autocomplacencia”, señaló.

¿Cómo evalúa los datos acerca del crecimiento económico verificado en el segundo trimestre del año?

Son resultados mejores que los previstos y confirman que es altamente probable que el crecimiento económico en 2013 se encuentre en línea con la programación macroeconómica, que como recordará ubica la tasa del crecimiento para el presente año en el entorno del 4%.

El dato del segundo trimestre y, más en general, la evaluación de los datos disponibles correspondientes al primer semestre del año, confirman una regularidad que ha caracterizado a la evolución macroeconómica durante los ya más de ocho años de gobierno frenteamplista, y es que nuestro país crece sistemáticamente por encima del promedio de las economía de la región latinoamericana.

¿Por qué le interesa subrayar este aspecto?

Simplemente porque refleja que los factores que explican nuestro crecimiento no constituyen una simple réplica de aquello que ocurre a nuestro alrededor. Es muy importante comprender las especificidades de nuestro crecimiento para, por ejemplo, despejar obstáculos propios que pueden afectar su sustentabilidad. Cuando decimos que preferimos manejarnos con el concepto de “estrategia económica” por sobre el de “modelo” aludimos, también, a la importancia de analizar y comprender los rasgos específicos de nuestra realidad económica y de nuestro tránsito al desarrollo.

¿Qué factores explican el crecimiento experimentado en el segundo trimestre?

Estamos hablando de un crecimiento del 2,1% en términos desestacionalizados durante el segundo trimestre y del 5,6% en la comparación interanual. Los datos divulgados por el BCU muestran que el crecimiento económico fue importante y generalizado entre los sectores productivos. El único sector que registró una caída en el nivel de actividad fue el sector primario, pero no hay dudas acerca de la potencia y perspectivas de la cadena agroindustrial.

Las exportaciones fueron el principal factor de impulso en la demanda agregada y la formación bruta de capital fijo, es decir la inversión productiva, continuó haciendo su contribución al crecimiento. De hecho, fue especialmente significativo el aumento de la inversión pública, que se expandió un 17%.

¿Qué dice de los analistas que, cuando se conocieron los datos del primer trimestre, y en todo lo previo, alertaban sobre el inminente “enfriamiento” de la economía?

No es mi función comentar la opinión de los colegas, cuyas opiniones respeto. El caso es que, ni los datos del primer trimestre permitían deducir que se estaba ante un proceso de acentuada desaceleración, ni los datos que hoy conocemos son indicativos de que la economía uruguaya se encuentre al inicio de una nueva una fase de crecimiento acelerado.

El mejor servicio que puede hacer el Ministerio de Economía y Finanzas es hacer un análisis cuidadoso y riguroso de la situación actual y de las perspectivas futuras. Mucho mal haríamos si “bandeáramos” el diagnóstico en una dirección o en otra, de la mano de excesos de pesimismo u optimismo o cayendo en el error de la autocomplacencia.

Más allá de las cifras divulgadas en el día de ayer por el Banco Central, ¿qué consideraciones le merece la situación actual por la que está atravesando la economía uruguaya?

El dinamismo de la economía es fundamental para mantener elevados niveles de empleo. Pero permítame ser más explícito. Mantener altos niveles de crecimiento es imprescindible para continuar mejorando la calidad del empleo, condición absolutamente necesaria para potenciar el círculo virtuoso entre prosperidad económica y equidad distributiva, que es eje central y marca de identidad del proyecto político frenteamplista.