La presencia de Álvaro González entre los 19 jugadores citados por el cuerpo técnico fue la principal novedad en la previa del partido de mañana, cuando Nacional visitará a Plaza Colonia en el Estadio Suppici a las 20.00 horas.

“Pasa algo parecido a lo de otros jugadores que han estado en una situación similar. Lleva poco tiempo pero nos ha dado buenas sensaciones. Como es una semana de más y tenemos ausencias como la de Porras por suspensión, podría caber la posibilidad de que participe”, había avisado Martín Lasarte, poco antes de confeccionar la lista de convocados.

Hay equipo

En cuanto a la alineación del equipo que defenderá el liderazgo en el Torneo Apertura, tiene un único cambio seguro. Se trata del regreso de Diego Polenta a la zaga, quien reemplazará al suspendido Gonzalo Porras. Diego Arsimendi abandonará la defensa para ocupar su habitual lugar en el centro del campo, llenando la vacante dejado por la suspensión de su colega.

La otra variante que, viendo lo sucedido en el último entrenamiento, podría darse, sería el ingreso de Rodrigo Aguirre en lugar de Hugo Silveira. El usual dueño de la “9” trabajó diferenciado por una sobrecarga muscular, lo que le abrió las puertas de la titularidad a quien marcó los goles que le dieron la victoria a Nacional ante Danubio. Sin embargo, esta modificación no está confirmada todavía. “Aún no está definido”, dijo Martín Lasarte.

De modo que el equipo que se perfila para enfrentar mañana a los “patas blancas” lo componen Esteban Conde; Jorge Fucile, Rafael García, Diego Polenta, Alfonso Espino; Santiago Romero, Diego Arismendi, Brian Lozano, Sebastián Fernández; Kevin Ramírez y Rodrigo Aguirre.

La lista de convocados la completan Luis Mejía, Sergio Otálvaro, Hugo Silveira, Martín Liguera, Álvaro González, Sebastián Rodríguez, Diego Coelho, Felipe Carballo.

“Si fuera una final, podría estar”

Durante la conferencia brindad en la víspera, el entrenador albo se refirió a la situación sanitaria de Tabaré Viudez, quien continúa recuperándose: “si hoy fuera una final podría estar, pero en concordancia con la sanidad se decidió darle una semana más de trabajo. Nos pareció más atinado porque Tabaré ha tenido lesiones de estas características, por lo que creemos que esto le permitirá llegar a la semana que viene de mejor forma, más seguro y más confiado”.

Por último, habló sobre la fijación del clásico para el cinco de abril: “esta era la oportunidad para que un partido de estas características fuera digitado, por todo lo que ha ocurrido, lo que se ha dicho y por todo lo que aún queda por establecer. Me da igual (la fecha en que se juegue). Ojalá se puedan tomar los recaudos para que recorra el camino de un partido de fútbol y que las autoridades sean capaces de darle el marco de sustento a esto”.