Roger Federer jugó este viernes su peor partido del torneo de Wimbledon y de todas formas avanzó en tres sets a su final número once.

Parece que nada ni nadie puede detener a la inmortal leyenda suiza que busca su corona 19 de Grand Slam.

Cerca de cumplir los 36 años, Federer sumó otro capítulo a una temporada de renacimiento al derrotar por 7-6 (4), 7-6 (4), 6-4 a Tomas Berdych en las semifinales en el All England Club.

El domingo enfrentará por su octavo título de Wimbledon al croata Marin Cilic, el campeón del US Open de 2014 que avanzó a su primera final de Wimbledon con un triunfo 6-7 (6) , 6-4, 7-6 (3) , 7-5 sobre Sam Querrey.

“Esta cancha es su casa”, declaró Cilic sobre Federer.

Su rival será el croata Marin Cilic, número 6 mundial, se clasificó para su primera final de Wimbledon tras vencer al estadounidense Sam Querrey, 28º, en cuatro sets, por 6-7 (6/8), 6-4, 7-6 (7/3) y 7-5.

El ganador del Abierto de Estados Unidos de 2014 se convirtió en el segundo croata en alcanzar la final del emblemático torneo londinense, después de su ex entrenador Goran Ivanisevic, que fue campeón allí en 2001. El rival de Cilic el domingo en la final es Roger Federer, que derrotó a Tomas Berdych en tres sets.

Cilic, al que entrena ahora el sueco Jonas Bjorkman, tuvo que esperar a su undécima participación en Wimbledon para llegar al último partido del torneo. El año pasado estuvo cerca de llegar a las semifinales, pero perdió ante Federer, después de desaprovechar tres bolas de partido a favor.

Para Cilic será su segunda final del Grand Slam, tres años después de su título en Nueva York, donde venció a Federer en semifinales y luego al japonés Kei Nishikori en la final.

Análisis de la final femenina

Garbiñe Muguruza y Venus Williams lucharán este sábado por levantar un anhelado título por parte de ambas. Repasamos las claves del partido.

El momento de la verdad ha llegado. El éxito y el fracaso están separados por una estrecha línea que puede sobrepasarse a un lado u a otro por pequeños detalles. Garbiñe Muguruza y Venus Williams son conscientes de ello, como también saben de la importancia que tiene en sus carreras la gran final de Wimbledon 2017. Una busca reafirmarse en la élite y lograr el que sería su segundo Grand Slam, mientras que la otra quiere certificar su segunda juventud con un título de esta envergadura a sus 37 años, que la haría entrar en el olimpo de los dioses del tenis y la longevidad.

Dos jugadoras con un estilo similar, basado en la búsqueda inexorable del golpe ganador y que necesitan tener la iniciativa para estar cómodas. Se generará una lucha interna por dominar, ser agresivas y buscar la red para finalizar el punto. La mayor diferencia entre ambas es la edad; Venus ganaba su primer Wimbledon cuando la española tenía 7 años y el último cuando apenas contaba con 15, estando en plena adolescencia. Sus caminos se han unido, pareciendo la española predestinada a jugarse las habichuelas contra un miembro de la familia Williams. Desvelamos algunas claves de cómo llegan ambas al partido.

Garbiñe Muguruza: la excelencia hecha tenis

Su torneo ha sido sencillamente impecable. Un solo set perdido y fue en el encuentro que supuso el punto de inflexión. Tras ganar con comodidad a Ekaterina Alexandrova, Yanina Wickmayer y Sorana Cirstea, la hispanovenezolana encaró uno de esos encuentros que marcan la carrera de una jugadora. Como ya ocurriera en 2015, se vio las caras con una Angelique Kerber que practicó su mejor tenis del año y forzó al máximo a la española.

Muguruza puso una marcha más en su juego, demostró carácter y temple en los momentos clave e hizo un cambio estratégico que hacía tiempo se la venía reclamando: subir a la red para terminar los puntos que dominaba desde el fondo. La confianza adquirida tras ganar a la número 1 del mundo, le ha catapultado a la final, después de arrollar a Svetlana Kuznetsova y Magdalena Rybarikova, impávidas ante el vendaval de tenis que se les vino encima.

Venus Williams: segunda juventud florida

Pocos podían esperar que la mayor de la saga siguiera siendo tan competitiva una vez superados los 35 años. Wimbledon es su torneo favorito, aquel en el que ha ganado hasta en cinco ocasiones (2000, 2001, 2005, 2007 y 2008) y en el que su tenis fluye libre cual manantial. Ágil de piernas y fresca de mente, Venus quiere reivindicar su poderío con un título ahora que su hermana está ausente, y está demostrando poder hacerlo.