El senador Marcos Carámbula dijo a LA REPÚBLICA que la aprobación de la ley sobre sitios de la memoria “va uniendo la verdad y la justicia con el nunca más”. “Sentimos y compartimos que no hay futuro si no hay memoria”, enfatizó, señalando que una comisión estará a cargo de distinguir los sitios de la memoria, donde se pretende que sea un punto de reflexión y encuentro para que los vecinos sigan aportando información.

En el senado se aprobó el proyecto de ley sobre sitios de la memoria, el cual fue votado por unanimidad por todos los partidos políticos (con excepción de tres artículos que no contaron con el apoyo de todos), lo cual destacó el senador Marcos Carambula entrevistado por LA REPÚBLICA, señalando que “es un hecho político significativo porque estamos hablando de una ley de sitios de la memoria”.

Respecto al trabajo que llevó a cabo este proyecto, dijo que “se logró tras un gran esfuerzo colectivo, después de dos años, con distintas organizaciones, que trabajan en temas de la memoria, organizaciones de Familiares de Desaparecidos, Serpaj, Fusilados de Soca, Fundación Michelini, también organizaciones del interior, en un numero importante de organizaciones que trabajan por la verdad, memoria y justicia. Y fundamentalmente el apoyo de la INDDHH, y de la comisión especial que trabaja en temas de reparación. Es un esfuerzo colectivo, nosotros lo que hicimos fue ir elaborando este proyecto de ley y ese es el valor que tiene”.

La ley define los sitios de la memoria como lugares de encuentro, lugares de identificación de aquellos lugares donde hubo violación a los derechos del agente, desaparecidos, torturados, asesinatos, y reconoce como sitios de la memoria a aquellos lugares de resistencia a la dictadura. En los tiempos más difíciles, a distintos lugares donde el pueblo uruguayo expresó su voluntad.

A su vez “genera una comisión nacional de sitios de la memoria, que va a estar en la órbita de la INDDHH, con representantes del ministerio de Cultura, de ANEP, UDELAR, y con representantes de la red de sitios de la memoria que hoy esta conformada por todo el país, y dos de las distintas organizaciones que han trabando en estos temas”, las cuales determinarán los sitios a reconocer.

Consultado sobre el por qué de los sitios de la memoria, Carámbula señaló que “por un lugar porque hay recomendaciones internacionales de las Nacionales unidas, y en 2012 de la comisión de derechos humanos de MERCOSUR, enfatizando el valor de los sitios de la memoria. Que son lugares de reconocimiento, de documentación, de investigación, de archivo, donde los vecinos de cada sitio se apropian de estos sitios que la gente recuerda porque fueron de resistencia, como por ejemplo La Tablada, y hay otros para seguir investigando como los fusilados de Soca”.

Además agregó que el “sitio a la memoria va unido a la verdad y la justicia con el nunca más, a la no repetición y por supuesto a la reparación material y simbólica de las victimas”. “Sentimos y compartimos que no hay futuro si no hay memoria. Si no hay un reconocimiento de los tiempos tan duros que vivió nuestro pueblo en dictadura, y en el periodo previo a la misma con medidas prontas de seguridad, donde si bien regían los organismos constitucionales no podemos dejar de recordar a los mártires de la 20, a los mártires estudiantiles, y a la gente torturada y asesinada en tiempos del escuadrón de la muerte”, dijo.

Construir desde la memoria

Este proyecto “no tiene ningún sesgo partidario, al contrario, se amplia a reconocer a todas las organizaciones políticas que de una u otra forma resistieron a la dictadura, a las organizaciones religiosas, políticas, sociales, cultura, que fueron parte de la construcción colectiva de la formación de la democracia. No tienen sesgos, la mayor amplitud, el reconocimiento a la diversidad, y construir desde la memoria”.