En esta línea, señaló que si bien en el Partido existen liderazgos “por sectores”, como el suyo en Propuesta Batllista, y el de Pedro Bordaberry en Vamos Uruguay, “no hay grandes liderazgos” a nivel general, y esto se debe a que “el Partido está chiquito”.

Asimismo, reconoció su falta de relacionamiento con el ex presidente Jorge Batlle, quien recientemente volvió al centro del círculo político, con sus halagos hacia el ex candidato Edgardo Novick.

Amorín Batlle aseguró que hace meses que no habla con su tío, y recordó que cuando el mismo todavía era líder del Partido Colorado, nunca acompañó sus candidaturas. “Cada vez que yo daba un paso me ponía algo en contra para que no avanzara”, explicó Amorín.

En este sentido, agregó que cuando Batlle dejó de ser candidato en 2009, le “puso enfrente” a Martín Aguirrezabala, y “lo patrocinó”. Luego, hizo lo propio con Isaac Alfie, aunque Amorín asegura que esto lo volvió “más fuerte”.

Por último, afirmó que desde algunos de sus allegados, le ha llegado información acerca de una posible nueva candidatura del ex presidente. “Dicen que Jorge (Batlle) quiere volver a ser candidato”, indicó Amorín, agregando que le parece “una locura”. “Un candidato de 90 años no es una cosa sensata en ningún país del mundo”, sentenció.