El Secretario general del PIT-CNT, Marcelo Abdala dijo que “nadie para a un millón de personas parando”. Para el dirigente ésta “ha sido la movilización mejor preparada del movimiento sindical de la historia reciente, del año 1985 a la fecha”.

En una conferencia de prensa brindada por el presidente de la organización Fernando Pereira y Abdala, reclamaron por aumentos salariales, advirtieron sobre “la política del achique” asegurando que no se va a firmar ningún convenio ni público ni privado que no tenga un correctivo anual.

Pereira dijo que se debe promover cambios para que los empresarios tengan menos ganancias y que se vuelquen a los salarios de los trabajadores. También pidieron legislar para bajar el precio de los alquileres.

“No hacemos paro por gimnasia, para entrenar el músculo. ¿Cómo no se va a apoyar el querer achicar la brecha entre ricos y pobres en Uruguay?”, se preguntó, Pereira.

Si Uruguay va a crecer también deben hacerlo los salarios de los trabajadores, subrayó. Se refirió a la consigna del paro de: “Si a los trabajadores les va bien a país le va bien”, y destacó en este sentido que esto involucra a los jubilados que se ajustan por el índice medio de salarios.

“Cómo no van a estar de acuerdo los comerciantes, que saben que cuando se abre una obra de la construcción o una empresa sabe que el almacenero va a estar mejor, que el bolichero va a estar mejor, que la farmacia va a vender más.

En el Uruguay los empresarios pueden discutir el valor del trabajo y se podrá discutir hasta de la vida, menos de la rentabilidad. Esta es una batalla que tenemos que dar; que los empresarios tengan menos ganancia para que los trabajadores tengan mayor salario”, sentenció.

También se refirió a la reunión prevista para hoy entre el sindicato de funcionarios públicos y el Ejecutivo.

“Ojala mañana en el consejo superior de salarios públicos encontremos una señal positiva que de alguna manera garantice a los trabajadores negociar con el 100% del IPC y crecimiento salarial. Porque si el Uruguay va a crecer, también el salario de los trabajadores públicos debe creer”, señaló Pereira. Agregó que el PIT-CNT pide una “señal clara” por parte del gobierno en cuanto a políticas salariales.

Discurso “hiperprudente” y “peligroso”

Por su parte el secretario general de la central, Abdala, advirtió sobre mensajes del Gobierno que consideró negativos en “tiempos particularmente complejos”, y estimó que la lucha sindical logró cambiar esa línea de discurso en el Poder Ejecutivo.

Puso como ejemplo la suspensión del Antel Arena y la “congelación del salario real de los trabajadores en el instante que se aplica el correctivo en el IPC”.

Dijo que hubo un cambio en ese discurso con los anuncios de inversiones y la afirmación de que “el país no está en crisis”.

“Esos cambios no hubieran ocurrido si no hubiera sido por la lucha del movimiento sindical. La sociedad se pronunció de forma amplísima ante un gobierno de izquierda que ya no gestiona expansión y crecimiento. El planteo ahora debe ser poner en línea planteos del ejecutivo con estas otras señales que acaban de dar”, puntualizó.

Quienes decidieron parar y quienes no

“Cada uno tiene algo que reclamar. Los empresarios lo hacen, los trabajadores lo hacen. Creo que los actores sociales tienen derecho a reclamar que sean contemplados sus puntos de vista”, dijo ayer el senador del MPP, Ernesto Agazzi. El senador apuntó que hay “muchos reclamos cruzados”, en esa línea advirtió que va a haber “menos recursos para otros, pero los otros también piden que haya más para ellos”. Agregó: “Ahí lo que entra es la política y la articulación y el pedido presupuestal que va a ingresar al Parlamento”, dijo, asegurando que no falta el diálogo en esta situación.

También se refirió a la importancia en acatación de este paro: “Un padre que no puede llevar a su hijo a la escuela, va a ser parte del paro aunque no quiera. Hay quienes pararon decidiendo parar y otros que lo hicieron sin decidir parar, es una cuestión que sucede en una sociedad democrática”, apuntó.

Incidentes con roturas de ómnibus y piquetes

En Montevideo, varios ómnibus de Cutcsa sufrieron roturas al ser apedreados cuando cumplían el servicio de emergencia y en Maldonado un piquete impidió a tres empresas de transporte brindar un servicio de emergencia, según un comunicado de las empresas.

“Fue un parabrisas roto con una piedra y otros dos vidrios. No tuvimos ningún otro tipo de problemas”, dijo el presidente de Cutcsa, Juan Salgado y negó versiones que hablaban de una unidad baleada. Salgado dijo que no hubo personas lesionadas y que tampoco se registró ningún otro incidente.

El servicio de emergencia de Cutcsa llegó al 40% de la flota. En Maldonado en tanto varias empresas habían previsto un servicio de emergencia, sin embargo, los ómnibus no lograron salir, según informaron las empresas. Se trató de la empresa Codesa, Guscapar y Maldonado Turismo.

Una ausencia elocuente

En la conferencia de prensa de la central obrera no pasó desapercibida la ausencia del vicepresidente del PIT-CNT, Joselo López, recientemente cuestionado por su presencia durante una represión a menores del Sirpa, que quedó registrada por las cámaras de seguridad y cuyo video está en manos de la Justicia que recibió dos denuncias penales por el hecho.

Críticas de las cámaras de Industria y Comercio

El presidente de la Cámara de Industria, Washigton Corallo, y el de la Cámara de Comercio, Carlos Perera; criticaron duramente la medida. Perera dijo que la decisión del PIT-CNT fue desmedida. “¿Hay necesidad de aplicar esto ya?. ¿Hay necesidad de hacer un paro por el TISA, cuando ni siquiera tenemos conocimiento de qué se trata?”, se preguntó.

“Estamos haciendo paro por las dudas cuando el paro es la medida última”, afirmó. Por su parte Corallo estimó que con la medida “pierde la industria, los trabajadores y el país”, y agregó que “no conduce a nada”.