Por: Por Marcelo Bustamante

Desafió a los candidatos del FA a debatir. Reconoció que los 124 días de campaña junto a Pedro Bordaberry lo hicieron estar ausente en Salto. “La gente me hizo pagar el costo y ahora estoy tratando de reconstruir”, indicó. Reconoce que se enfrentará a una campaña complicada. “Ahora está dificilísima para mí”, admitió. No obstante, aseguró que dará la sorpresa y volverá a ganar.

El siguiente es un resumen de la extensa entrevista que LA REPÚBLICA le hiciera al intendente Coutinho.

-Recientemente usted dijo que en las elecciones de mayo nuevamente iba a dar la sorpresa y volvería a ganar.

-Con mucha humildad, así va a ser. Es otra elección. El diputado (Andrés) Lima no ha presentado ni un solo proyecto y sigue solamente atacando. Lo único que ha hecho es anunciar mucho, concretar poco y no decir la verdad. Fonticiella el día del lanzamiento de la campaña dijo dos cosas. Una es el boleto de ómnibus a $6 y después que su hijo no va a ser parte de la Intendencia si gana. Con qué proyecto, que no sea mintiendo y criticando se están poniendo a consideración los candidatos en Salto. Estoy dispuesto a debatir el pasado, presente y futuro de la Intendencia.

-Hay una percepción de que usted hasta junio del año pasado iba como claro favorito para ganar nuevamente la elección, pero ahora hay una percepción distinta, teniendo en cuenta el resultado de las elecciones nacionales.

-Coincido con esa percepción. Iba todo camino a ganar y que ahora la elección es dificilísima para mí. Es una elección muy complicada.

-¿La elección se le complicó por el desgaste de su imagen al ser candidato a la vicepresidencia por el Partido Colorado?

-Siento que se complicó por lo siguiente. En octubre de 2009, salí casi igual a octubre de 2014. Hace cinco años en Salto, el PC salió tercero y el año pasado quedamos segundos. En octubre no había votado bien. Salí electo senador porque venía enganchado en la lista en la línea 2. Me presenté a la elección departamental como una opción muy salteña y me votaron colorados, blancos y frenteamplistas. En junio de 2014, cuando tomé la decisión de ser candidato a la vicepresidencia y a emitir opiniones, hubo gente de otros partidos que ya no me vieron con la misma simpatía. Claramente me declaré a favor de la baja de edad de imputabilidad. La gente no había escuchado opiniones nacionales mías, y quienes estaban en contra de la baja se me pusieron en contra. Eso me hizo pagar un costo.

-¿Cree que su ausencia en Salto para hacer campaña con Bordaberry incidió en sus niveles de aprobación?.

-Estuve 124 días viviendo en un ómnibus y en un hotel sin venir a Salto. Está claro que hay un montón de lugares de Salto en que no fui ni una vez en la campaña pasada. Estaban todos acostumbrados a que fuera 15 veces a los pueblos del interior. No estuve en Salto. Me parece que la gente me hizo pagar el costo. Ahora estoy yendo y estoy recomponiendo.

-¿Cómo percibe el tono de la campaña?

-Veo que este es el tono, que arranca alto, fuerte y basado en la mentira. Atacan a la distancia pero no quieren debatir; les vendría muy bien ese intercambio. Ahora el Partido Nacional presenta un solo candidato. Para mayo, todos empezamos de cero. Obviamente que la campaña ya arrancó y obviamente que voy a generar mis tiempos de retirarme de la Intendencia para buscar la reelección. A esta altura, yo ya estoy más en campaña que siendo intendente, por lo tanto voy a trabajar por ese rol. Voy a participar democráticamente en la campaña; más cosas de las que me pasaron entre setiembre y octubre no me va a pasar.

Gastos no ejecutados

-¿Por qué la Intendencia de Salto no concluyó las obras de los proyectos que son financiados por el Fondo de Desarrollo del Interior (FDI)?

-El Frente Amplio hace referencia a que la Intendencia devolvería $ 50 millones porque no se logra financiar. Eso es mentira. Uno no puede devolver lo que no le dieron. Para el año 2014 se presentaron proyectos de iluminación los cuales tenemos certificado al día de hoy (14 de enero) el 68,9% de avance de obras. Los proyectos continúan y se van a terminar. Lo que hubo fue una impugnación para las columnas de iluminación de un solo de los proyectos. Lo demás se hizo y se sigue haciendo. En los próximos días se estarán terminando todas las obras.

-¿Entonces, lo que usted afirma es que el problema principal es que hay un enlentecimiento de los trabajos pero que los recursos que aporta el FDI no se van a perder?

-Lo que hay es una gran mentira de que se va a perder un mecanismo de financiación de recursos. Eso pasó todos los años. Es un tema netamente electoral. Salto va a cumplir con sus requisitos de obra como ha cumplido durante todos los años. En este tema hay una intervención de nuestro colega, (porque yo también soy periodista), y del candidato a intendente, Ramón Fonticiella, que es dueño de un medio de comunicación.

-¿Esto no forma parte de la campaña electoral?

-Sí, pero yo soy periodista pero no tengo un medio de comunicación. Además él sabe como funciona el FDI y no es que tenga que devolver dinero. En un presupuesto de $ 1500 millones como el de Salto, estamos hablando de $ 50 millones. Acá hubo tiempos que nos marcamos para la gestión de las obras. Hemos pasado bajo agua; hicimos trabajo de mantenimiento y tuvimos que cambiar de proyecto. El problema lo tenemos en un proyecto solo que es la iluminación de la avenida Barbieri, que tuvimos una impugnación y está demorada. En otro trabajo, la empresa encargada de las obras tendrá que hacer ajustes en los materiales que utilizó para darle fin de obra. También tuvimos problemas con la lluvia y las inundaciones, pero eso no quiere que los proyectos no se terminen. Este es uno de los departamentos con mayor semaforización y se sabe que el vertedero lo inauguramos la semana que viene. En Salto se conoce lo que se está haciendo.

-¿Los problemas económicos de la Intendencia afectaron los avances de los proyectos del FDI?

-¿Cuáles son los problemas económicos de la Intendencia?  No paró nunca ningún servicio. Se dijo que yo había cometido el delito de apropiación indebida; los recursos de Salto están en cada una de las obras del departamento. Estoy dispuesto a debatir con los candidatos a la Intendencia y a mostrarles que la situación económica de Salto es mejor que muchas de las empresas públicas del Uruguay y a varias intendencias.

Conflicto

-La repercusión pública de la situación económica en la Intendencia se dio con el paro que realizaran los funcionarios municipales.

-Justo se da cuando yo me voy de la Intendencia para ser candidato a dos meses de las elecciones. Cuando el paro de Adeom, los trabajadores ya habían cobrado. Al volver a la Intendencia decidí manifestar la voluntad de pago, de hacerlo a todos de la misma manera y antes de que termine el mes. Esto hizo que no hubiera más conflicto.