El fugitivo cineasta Roman Polanski planea volver a Estados Unidos, dijo anoche su abogado, que busca garantías para que el director no pague más tiempo de cárcel por la violación de una niña de 13 años.

El galardonado director de “El pianista” y “Chinatown” pidió al juez de una corte superior de Los Ángeles que desclasifique documentos que confirmarían el acuerdo al que habría llegado con el fiscal del caso, explicó su abogado Harland Braun.

Polanski, que nació en París y también tiene nacionalidad polaca, fue acusado de drogar a Samantha Gailey antes de violarla en la casa de su amigo y actor Jack Nicholson en Los Ángeles en 1977.

Se declaró culpable de “relaciones sexuales ilegales” con una menor, pero negó la violación, como parte del acuerdo y estuvo 42 días en una cárcel del estado de California antes de ser liberado. El director sostiene que el juez Laurence Rittenband negó el acuerdo en 1978 y dijo a los fiscales que debía cumplir 50 años de cárcel. El cineasta huyó a Europa hace casi 40 años y desde entonces nunca más volvió.

Duró casi un año detenido en Suiza en 2009 en un intento de Estados Unidos de conseguir su extradición. Permaneció 10 meses en arresto domiciliar hasta que Berna rechazó el pedido.