Por: Lucía Barrios

Más allá de las opiniones a favor o en contra que genera el TLC con Chile, este tema trae al debate un asunto mucho más general: ¿las políticas que ha impulsado la izquierda desde que el Frente Amplio llegó al gobierno en el 2005 han producido un cambio en cómo Uruguay se inserta en el mundo?

Tanto José Bayardi (presidente de la Comisión de Asuntos Internacionales del Frente Amplio), Gustavo Buquet (economista) como Sebastián Hagobian (licenciado en Relaciones Internacionales) coinciden en que ha habido una modificación sustancial en la política comercial de Uruguay desde que el FA llegó al gobierno.

“Antes de que el Frente Amplio llegara al poder, Uruguay tenía una fuerte dependencia con solo 60 mercados, en los cuales podíamos vender nuestra producción. Sin embargo, el FA logró ampliar nuestro alcance a 160 mercados, lo que significa que los triplicó. Hoy no metemos los huevos en una canasta, sino que en muchas, lo que nos implicó salir de una extrema dependencia de la región”, declaró a LA REPÚBLICA Hagobian.

“Definitivamente ha habido un cambio desde que la izquierda asumió el poder. Intentamos poner nuestros productos en cerca de 160 países o más. Por tanto, ha habido una modificación significativa en lo que tiene que ver con la diversificación de Uruguay en sus relaciones comerciales”, declaró a LA REPÚBLICA Bayardi.

“Lo que más ha dado resultado son los convenios bilaterales de sectores concretos, lo que ha desembocado en la expansión enorme que ha tenido Uruguay de pasar de los 60 mercados a los 160. Estos nuevos mercados abiertos han posibilitado de manera simultánea la incorporación tecnológica en el agro, han aumentado enormemente la productividad agropecuaria y las exportaciones en Uruguay. Esto es inobjetable”, dijo a LA REPÚBLICA Buquet.

“El FA ha logrado una inserción internacional real”

“La famosa frase de que cuando Argentina se estornuda, Uruguay se resfría, ya no sucede. Hoy Argentina y Brasil se encuentran saliendo de una recesión, donde no crecieron ninguno de los dos países y Uruguay, a pesar de todo, con mayores o menores tasas, siguió creciendo continuamente. En otras palabras, desde que el Frente Amplio asumió creció constantemente la economía. Eso en parte se debe a la inserción internacional que ha logrado tener”, agregó Hagobian.

Según sus palabras, el Frente Amplio ha logrado tener una “inserción internacional real no solo en la parte comercial sino que también política”. Explicó que no es casual que Uruguay sea parte del Consejo de Seguridad de la ONU. Consideró, además, que ese hecho “habla bien” del rol Uruguay en el mundo. Mencionó que “hay un montón de lugares y organismos internacionales que reconocen a Uruguay como un país de prestigio en el marco de lo que es el concierto internacional”.

Consideró que Uruguay debe seguir por el mismo camino que ha transitado, mostrando que es un país “jurídicamente responsable”, “serio”, con profundos valores democráticos, y “respetuoso” de los acuerdos internacionales. “En este sentido es fundamental mantener la imagen positiva de Uruguay que se ha construido con los gobiernos del Frente Amplio”.

Desafíos

Hagobian afirmó que a pesar de que se ha aumentado exponencialmente la cantidad de mercados, Uruguay ingresa a los mismos con no muy buenas tasas diferenciales, lo que hace que los productos nacionales sean más caros con respecto al mundo. Mencionó que Australia y Nueva Zelanda (nuestros principales competidores) se destacan por ser mucho más baratos, lo que muestra que Uruguay tiene un problema de competitividad. Afirmó que se debe llegar a acuerdos arancelarios con otros países para poder posicionarnos en un mejor lugar.

Por su parte, Buquet señaló que Uruguay no cambió el origen de sus exportaciones, por lo que no ha podido modificar su estructura de dependencia con los países desarrollados. Mencionó que los tratados de libre comercio tampoco son la solución para diversificar la producción uruguaya. “Diferentes estudios que analizan los 20 años de inserción internacional de los países latinoamericanos muestran que los mismos no han podido modificar la estructura de sus exportaciones. Chile, el país líder en la firma de TLC, no ha podido modificar que el 60% de sus exportaciones sean de cobre mientras que el sector de alta tecnología sigue teniendo un 4%”.

“Los acuerdos internacionales así como están establecidos son asimétricos, benefician claramente a los países desarrollados, consolidan, reproducen y perpetuán la relación entre el sur y el norte, donde los países subdesarrollados exportan materias primas y los países desarrollados venden conocimiento”, agregó.

Por otro lado, Bayardi, afirmó que uno de los desafíos inmediatos es la discusión interna que se presenta dentro del Frente Amplio siempre que se habla de acuerdos comerciales. Afirmó que algunos sectores del FA ven a los tratados de libre comercio como un mecanismo que sirve para favorecer a las empresas internacionales o las grandes corporaciones a nivel global. Señaló que lo medular es que el Frente Amplio pueda sortear esa concepción y que los diferentes sectores políticos puedan “meterse adentro de los textos y no solamente quedarse con el título”.

Mercosur: ¿Sí o no?

El tema de si el Mercosur es conveniente para Uruguay suele generar polémica tanto en la interna del Frente Amplio como en los partidos tradicionales.

Con respecto a este tema, Bayardi señaló que tanto Argentina como Brasil han tomado posiciones que han “tendido a defender sus propios intereses”, lo que ha generado que en algunas ocasiones se vaya en contra de los intereses del propio Mercosur o de Uruguay. “Si se defienden o no los intereses regionales depende directamente de la voluntad política de cada uno de los países”.

Sin embargo, señaló que dicho organismo es importante en el marco de un proceso de integración internacional ya que permite defender frente a actores externos de la región los intereses de América Latina.

“Un país pequeño como el nuestro desde el punto de vista de la incidencia en la economía mundial y regional, tiene que aumentar los intercambios comerciales a nivel regional para poder defenderse”, agregó.

En la misma sintonía, Buquet dijo que no es lo mismo negociar acuerdos de comercio a gran escala-como el que está negociando Uruguay con la Unión Europea- desde Uruguay que desde el Mercosur.

Asimismo, señaló que “el Mercosur está lleno de problemas. Esto no lo niega nadie”. Pero afirmó que aunque haya inconvenientes, Uruguay exporta al Mercosur sus bienes de mayor valor agregado. Mencionó que otro elemento importante a tener en cuenta es que Uruguay exporta el 25% de ellos a Brasil.

“El Mercosur es la plataforma de Uruguay hacia el mundo. Entendemos a la inserción internacional desde una perspectiva del regionalismo abierto, donde el Mercosur es un trampolín para que Uruguay pueda mostrarse al mundo y capte inversiones”, declaró Hagobian.

Por último, mencionó que el Mercosur “es importante”, pero señaló que no puede ser pensado como una jaula, donde por diferentes coyunturas internas, Uruguay pueda perder oportunidades.