Usualmente, cuando se habla sobre el consumo problemático de drogas, se suele pensar en América Latina. Sin embargo, estos problemas son aún mucho más visibles en Europa, en donde en vez de consumir cannabis o pasta base, se presentan cifras más elevadas en la utilización de otras drogas más fuertes.

Las últimas estimaciones en Europa fueron publicadas por el Observatorio Europeo de las Drogas y la Toxicomanías. En el mismo, se hace una clasificación según sustancia y se estipulan los datos más importantes sobre el consumo.

Con respecto al cannabis, unas 75,5 millones lo han consumido. Es decir, el 22,5% de los europeos ha consumido cannabis al menos una vez en su vida. Cabe mencionar que 23 millones (6,8%) lo ha hecho en el año precedente y 12,5 millones (3,7%) durante el último mes. En el informe se estipula que el cannabis sigue siendo la droga prohibida “más popular” en Europa. Su precio varía entre 3 y 16 euros por la hierba.

En cambio, las cifras de consumo de cocaína son menores. Unos 14 millones de adultos europeos, lo que equivale al 4,1% han consumido cocaína al menos una vez. 4 millones (1,3%) han probado la sustancia en el año precedente y 2 millones (0,5%) durante el último mes. Cabe mencionar que la cocaína es la segunda droga prohibida más consumida y que los niveles altos de consumo se registran sobre todo en Europa occidental: España, Italia y Gran Bretaña. Su precio varía entre los 50 y 70 euros el gramo.

Mientras tanto, unos 11 millones de adultos, lo que equivale al 3,3%, han consumido al menos una vez éxtasis. De ellos, 2,5 millones lo han hecho en el año precedente y la casi totalidad de ellos tienen entre 15 y 34 años. Su precio varía entre 4 y 10 euros el comprimido.

Con respecto a las anfetaminas, 12 millones han consumido por lo menos una vez esta sustancia y 2 millones en el año precedente. Su precio varía entre 9 y 20 euros el gramo

Por último, entre 1,2 y 1,5 millones de europeos consumen heroína u opiáceos. En Europa, 4% de los fallecimientos de jóvenes de entre 15 a 39 años serían debidos a la droga, tres cuartas partes de ellos a los opiáceos. La heroína es la principal droga consumida en más del 50% de los pedidos de tratamiento. Unos 670.000 consumidores de opiáceos recibieron un tratamiento de sustitución en 2008.