Por: Javier Forte

En las entregas anteriores presentamos el tema, ensayamos una definición de Autogestión empresarial, para arribar al concepto de Entidades de Autogestión Productiva (EAP), listamos el conjunto de ventajas y desventajas que presentaba esta nueva figura societaria. Luego analizamos y concluimos que no existe en la legislación uruguaya un instituto de derecho societario que atendiera las especificidades de las EAP como podrían ser las dispuestas en la Ley 16.060 Sociedades Comerciales y Ley 18.407 Sistema Cooperativo.

Hoy, realizaremos una propuesta acerca de un nuevo marco legal deseable para el desarrollo sustentable de las Entidades de Autogestión Productiva (EAP)

Se propone crear un marco legal que incluirá como mínimo: 1) Definición del objetivo legislativo, que será regular la constitución, organización, administración y funcionamiento de las EAP; 2) Determinación el régimen jurídico aplicable, el cual será en primer lugar el establecido en la ley y en forma subsidiaria en lo no previsto y en orden de prelación, la Ley 18.407 del Sistema Cooperativo y la Ley 16.060 de Sociedades Comerciales; 3) Definición de las EAP como la asociación de personas que se unen voluntariamente con el objetivo de proporcionar a sus socios puestos de trabajo mediante su esfuerzo personal y directo otorgándosele la personería jurídica desde su constitución; 4) Prohibición, acerca de que las EAP no podrán contratar personal dependiente, y tampoco podrán contratar con otras empresas para realizar sus cometidos sustantivos, 5) Determinación de la libre adhesión y retiro voluntario bajo principios de autogestión democrática, justa participación económica, educación y capacitación en autogestión y compromiso con la comunidad; 6) Prohibición de transformarse en entidades de otra naturaleza, tipología o forma jurídica; 7) Obligación de presentar ante organismo (a determinar) un Proyecto de Producción Autogestionado Sustentable; 8) Las remuneraciones de los socios no será inferior a los laudos vigentes sin perjuicio de los excedentes anuales distribuibles, los cuales serán asignados de acuerdo a la categoría laboral, 9) El capital social se dividirá en Capital social común y Capital social proporcional. El Capital social común lo formarán los aportes obligatorios de los socios y los provenientes de donaciones, legados y aportes recibidos de terceros, siendo indivisible y no distribuible. El Capital social proporcional será el formado por los aportes voluntarios de los socios y por la capitalización de excedentes; 10) Anualmente se elaborarán y presentarán Estados Financieros de acuerdo a normas contables adecuadas, los cuales deberán estar auditados; 11) Exoneración de todo tributo nacional con excepción de las CESS, Fonasa, IVA e Imesi; 12) En caso de disolución el remanente de los activos luego de cancelar los pasivos deberá entregarse a una entidad estatal o paraestatal de acuerdo a sus estatutos.

Finalizando el ciclo de notas dedicadas a las EAP, corresponde expresar que intentamos presentar a través de las tres últimas semanas el tema de Autogestión Productiva con la finalidad de aportar un nuevo camino, que permita sacar adelante a empresas en dificultades o que han cesado sus operaciones productivas a través del desempeño de los propios trabajadores. Para ello partimos de una formulación teórica de la autogestión productiva, luego investigamos el ordenamiento legal vigente, para concluir que es conveniente elaborar un marco jurídico propio con la meta fácilmente compartible de que dichas experiencias sean todo un éxito para bien de nuestros trabajadores y de la sociedad toda.