Las palabras

No es necesario ser demasiado observador ni tampoco un avezado analista para caer en la …