La Copa del Mundo que tendrá lugar en poco menos de una década no pasará desapercibida. Al hecho de que aumentará considerablemente la cantidad de participantes (la FIFA ya hizo oficial que, por primera vez, habrá 48 selecciones en un Mundial), Gianni Infantino sumó la posibilidad de que el torneo sea albergad por “dos, tres o cuatro países”.

Así lo dejó saber el presidente del ente rector del fútbol mundial durante una visita que realizó a Qatar, donde manifestó: “Vamos a alentar la organización compartida para el Mundial porque necesitamos demostrar que la FIFA es razonable y tenemos que pensar en la sostenibilidad a largo plazo”.

El suizo sostiene que este plan se adapta “perfectamente” al camino adoptado por la FIFA en los últimos tiempos. “Quizás dos, tres, cuatro países se unan y puedan presentar conjuntamente un proyecto con tres, cuatro o cinco estadios cada uno”, añadió, abriendo las puertas a la posibilidad de que suceda algo inédito. Recordar que la única vez que hubo más de una sede fue en Corea y Japón 2002.

No hace falta ser un visionario para saber que los países que deben presentarse a esa candidatura conjunta deben ser cercanos por “motivos de facilidades de viaje. Sería lo ideal”.