Indicó que hay evidencia empírica de que estos fenómenos van a seguir recrudeciéndose en general y llama a intensificar lo que viene haciendo el Poder Ejecutivo sobre desarrollar políticas para mitigar los efectos del cambio climático.

Mencionó que la semana próxima comenzará una reunión, que se enmarca en el proceso de construcción de una política de cambio climático a largo plazo, y que contará con la participación de unos 130 actores públicos y privados de todo el país.

Méndez consideró que lo sucedido en Dolores muestra la necesidad de intensificar el camino trazado por el Gobierno Nacional para dar una respuesta global como país, que trascienda un período de gobierno.

El jerarca mencionó que se tiene que desarrollar el diseño de una estrategia de respuesta temprana. “Lo que el país ha intensificado mucho es la capacidad de respuesta. Se viene trabajando para prevenir estos fenómenos y obtener información con anticipación a fin de que los impactos de estos fenómenos sean los mínimos posibles”, señaló.

Dijo que el Banco Mundial está ayudando a desarrollar un proyecto entre el Sistema Nacional de Emergencia, Meteorología, Dinagua y Cambio Climático para acceder a mejor tecnología, y obtener una mejor capacitación al personal que permita predecir más efectivamente y prevenir en mejores condiciones.

Méndez destacó que el cambio climático generó este año en el país cuatro consecuencias negativas, como fueron las inundaciones del mes de febrero, el fenómeno del dengue, facilitado por el aumento de la temperatura, el tornado de Dolores y la sequía que incide sobre la calidad del agua potable.