“No hay política de achique ni recortes, hay seriedad y posibilidades reales de llevarlos adelante”, afirmó Vázquez y reiteró que no se requerirán nuevos impuestos. El Presidente hizo el anuncio en conferencia de prensa tras la reunión del Consejo de Ministros y acompañado por todo el gabinete.

“Esto es muestra de manejar con prudencia, seriedad y capacidad de gestión los recursos públicos”, recalcó. En conferencia de prensa, Tabaré Vázquez resaltó que las inversiones anunciadas son “un beneficio importante para toda la población” y reiteró que todo esto se hará sin aumentar ni generar nuevos impuestos. Agregó que el anuncio es una muestra del manejo “con prudencia, seriedad y capacidad de gestión los recursos públicos que los uruguayos vierten al Estado para recibir obras y políticas sociales en función de esos recursos”.

El Presidente enfatizó en que no hay política de achique ni recortes, hay seriedad y posibilidades reales de llevarlos adelante”. Apoyado en una presentación con gráficas comparativas, recalcó que “en este quinquenio la inversión en infraestructura aumentará y complementará lo ya realizado en los dos períodos de Gobierno anteriores del Frente Amplio”.

El programa alcanzará la cifra récord de 12.000 millones de dólares y “si los comparamos con los anteriores a 2005, la triplica o cuadruplica”. Mencionó también que desde el retorno a la democracia hubo períodos de gobiernos anteriores al año 2005 donde no se hicieron inversiones en energía.

“Inversión récord”

Vázquez afirmó que la cifra anunciada “es una inversión récord en la historia del país” y agregó que “la inversión es condición necesaria para sostener el crecimiento que el país ha tenido en los últimos 10 años”.

Recordó que durante la campaña electoral propuso un Plan Nacional Estratégico de Infraestructura y, en ese marco, dijo que la inversión anunciada es “condición necesaria para sostener el crecimiento que el país ha tenido en los últimos 10 años”. Remarcó que Uruguay “seguirá creciendo”.

Señaló que el 66 % de la inversión presentada será financiada por fondos públicos y el tercio restante con privados. Vázquez aseguró que no está previsto el uso de reservas internacionales y destacó que estas inversiones serán una “extraordinaria” fuente de empleo decente que aportará al fin principal que es mejorar la calidad de vida de los uruguayos.

Sobre los rubros en las que se distribuirán las inversiones, especificó que en materia de energía serán 4.230 millones de dólares que se discriminan de la siguiente manera: 1.370 millones de dólares para UTE, 270 millones de dólares para Ancap, 390 millones de dólares para la regasificadora, 460 millones de dólares en sistemas de participación público-privada, leasing y fideicomiso para la transmisión de UTE y, finalmente, 1.740 millones de dólares PPA (Power Purchase Agreement, por su sigla en inglés) para eólicos, energía solar y biomasa.

Sobre vialidad dijo que se destinarán 2.360 millones de dólares, distribuidos en 740 millones de dólares para participación público-privada, 1.590 millones de dólares para el Ministerio de Transporte y Obras Públicas y la Corporación Vial y 30 millones de dólares para las concesiones de las rutas 5 y 8.

En infraestructura social, que incluye la infraestructura educativa, hospitalaria, en materia de cuidados y seguridad ciudadana, se invertirán 1.870 millones de dólares, en vivienda unos 1.320 millones de dólares, en comunicaciones se invertirán 750 millones de dólares, para agua y saneamiento se destinarán 550 millones de dólares y en puertos la cifra es de 550 millones de dólares.

Para red ferroviaria habrá 360 millones de dólares que se discriminan así: por Fondos de Convergencia Estructural del Mercosur (Focem) serán 200 millones de dólares más 10 millones de dólares condicionados a la reforma ferroviaria; proyecto de participación público-privada Algorta-Fray Bentos serán 90 millones de dólares y para material rodante 60 millones de dólares.

Para el Fondo de Desarrollo del Interior (FDI) se destinarán 200 millones de dólares, para el sector cemento de Ancap habrá 80 millones de dólares y otras obras contarán con 100 millones de dólares, lo que hace un total de 380 millones de dólares.

El Presidente manifestó que estas inversiones “van a optimizar las capacidades productivas que tiene Uruguay y su proyección como polo logístico” y permitirán “incrementar el bienestar social y mejorar la calidad de vida de todos los uruguayos”.

“No hay riesgo de presión inflacionaria”

En tanto, el ministro de Economía y Finanzas Danilo Astori insistió en la importancia de mejorar el potencial físico del país para continuar la senda de crecimiento y aseguró que no hay riesgo de presión inflacionaria por inversiones trazadas. “Esta presión se combate con medidas especialmente diseñadas: una política monetaria contractiva y una política fiscal cautelosa”. “El impacto fiscal de los anuncios está estudiado para no originar desequilibrios”, agregó.

“Las presiones inflacionarias están combatidas con medidas especialmente diseñadas: con una política monetaria muy contractiva, que seguirá siendo contractiva, con la ayuda de una política fiscal cautelosa”, sostuvo el ministro de Economía y Finanzas en la conferencia de prensa donde se presentaron los datos sobre inversión en infraestructura para esta administración, cifra récord estimada en 12 mil millones de dólares.

Insistió en que el impacto fiscal de estos anuncios está debidamente estudiado como para no originar desequilibrios ni alimentar presiones inflacionarias. “La lucha contra la inflación hay que verla globalmente, no solo desde el punto de vista de las inversiones, sino desde el punto de vista de la utilización de todas las herramientas de la política económica”, confirmó.

“Inflación positiva” y “solidez financiera”

El propio presidente Vázquez aludió brevemente al impacto inflacionario del plan de inversiones. Dijo que lo que hay que medir es la “inflación positiva” que habrá en la calidad de vida de los uruguayos, “y buscando que nos podamos situar, en el eje de 18 o 20 meses, en el rango meta que el gobierno se fijó al principio del período.

Consultados sobre la necesidad o no de recurrir a organismos internacionales para llevar adelante estas obras, Vázquez aclaró que cuando abrieron el camino de la participación público-privada, está contemplado que lleguen capitales extranjeros.

Por su parte Astori dijo que se debe tener en cuenta que Uruguay tiene “acceso fluido” a los mercados financieros por su sólida posición financiera. “Uruguay es un país con grado inversor que paga tasas de interés muy bajas por el endeudamiento que contrae y, al mismo tiempo, tiene un acceso muy fluido a los recursos financieros”, indicó el ministro, quien aclaró que el endeudamiento no es la base de financiamiento de este plan de obras.

Sin perjuicio de esto, Uruguay cuenta con el apoyo de organismos multilaterales de crédito como el Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo y la Corporación Andina de Fomento que participarán de varios de los planes anunciados, con montos moderados respecto al total. “La posición uruguaya en materia financiera es tan sólida y fuerte que no constituye un problema que limite el plan de inversiones”, recalcó Astori.