En una columna publicada en El Telescopio, el líder de Vamos Uruguay recordó las interpelaciones realizadas en abril de 2013 a los ex ministros Fernando Lorenzo y Roberto Kreimerman y subrayó que en ese entonces, el titular de Economía aseguró que “todo estaba muy bien y no se necesitaba un mayor control en los entes”. “Desde su sillón en la Presidencia del Senado, el hoy ministro de Economía, Danilo Astori, acompañó con su voto lo que dijo el ministro”, agregó.

Meses más tarde, según el relato del colorado, los legisladores de su sector convocaron al ministro de Industria Roberto Kreimerman, “con la finalidad de que se cambiara el rumbo de las empresas públicas”.

Bordaberry aseguró que en tal contexto y basados en los estudios de su equipo económico, “los colorados denunciaron la situación de Ancap, las aventuras de ALUR, el mal manejo publicitario en Antel, los problemas con la regasificadora y con la planta de Ciclo Combinado en UTE y que la diferencia entre el déficit proyectado por el gobierno y el que finalmente se obtuvo, se debía al rojo de las empresas públicas”.

Así, tras ennumerar sus pasadas críticas, Bordaberry lamentó que “hoy algunos se dieron cuenta de lo que estaba pasando en Ancap y piden comisiones investigadoras”. En este sentido y en clara referencia al Partido Nacional, consideró que “hacen bien, aunque sea tarde”.

De esa forma, pidió “ejercer la autocrítica”, y alertó que las investigaciones “deben estudiar no solo la actuación de los miembros del oficialismo en los directorios de los entes, sino también a los directores que representaban a la oposición, que debían controlar”.

“Los que hoy se desayunan con que en Ancap hay problemas, debieran ver, sin dudas, la paja en el ojo ajeno. Pero sobre todo mirarse en el espejo para ver qué es lo que hay en el suyo”, sentenció.

“Todo parecía ser positivo”

El legislador colorado aseguró que durante la última campaña electoral, envió a tres de sus contendientes (Tabaré Vázquez, Lacalle Pou y Pablo Mieres), una propuesta de compromiso de gestión sobre las empresas públicas, sus gastos y la publicidad.

“Solo Pablo Mieres contestó”, lamentó Bordaberry, explicando que “los otros dos no lo hicieron”. “Todo parecía ser positivo en ese momento”, opinó el senador, en otra clara referencia al Partido Nacional, y su recordada campaña “por la positiva”.