Por: Dra. Mónica Xavier - Presidenta del Frente Amplio

El cambio más importante en materia de descentralización de los últimos 50 años se realizó durante el primer gobierno frenteamplista, creando el tercer nivel de gobierno a través de los municipios.

Recordemos que fueron muchos los gobiernos departamentales que estando en manos de los partidos tradicionales no nombraron juntas locales –única autoridad territorial de cercanía existente antes de la creación de los municipios-y que cuando lo hicieron, eligieron a sus integrantes en forma directa, sin mecanismos de participación, y la mayoría de las veces excluyendo a otros partidos políticos.

Otro cambio significativo llevado adelante por los gobiernos frenteamplistas, el de Tabaré y el de Pepe, ha sido el aumento en los recursos que se destinan a los gobiernos departamentales, y la forma en que se distribuyen los mismos, de manera transparente y en la fecha correspondiente.

Los gobiernos de derecha hicieron un uso discrecional, favoreciendo más a unos que a otros, dependiendo de su afinidad política. Si para muestra basta un botón, el único gobierno frenteamplista existente sufrió, salvo excepciones, una bochornosa discriminación durante largo tiempo.

Esta actitud no es solo del pasado. Hoy, muchos municipios sufren estos actos arbitrarios, donde algunos intendentes recortan las posibilidades presupuestales de aquellos que no les son afines o tienen signo político diferente.

También sucede cuando se niegan a atender en forma adecuada poblaciones enteras porque en esas jurisdicciones los resultados no les fueron favorables, o se niegan a establecer mecanismos de participación directa, como los presupuestos participativos.

Bueno sería que los partidos que ahora hablan de descentralización se responsabilicen de esta actitud que, lejos de corresponderse con un espíritu descentralizador, se corresponde más con una perimida forma de concebir la política, que hipoteca las necesidades de la población y el desarrollo local.

Para el Frente Amplio la descentralización no es una palabra en tiempos electorales. Ha sido una obra constante, desde nuestro primer gobierno frenteamplista de Montevideo hace más de 20 años, hasta nuestros gobiernos nacionales que han puesto el máximo empeño en solucionar históricos problemas como el de las patentes o el alumbrado público, y para nuestros legisladores que sin dudar y en forma unánime votaron la Ley de creación de Municipios.

Nuestro programa incluye en varios de sus capítulos aspectos vinculados a la profundización de la descentralización. Los ciudadanos cuando acompañen nuestro proyecto sabrán que hay una gran diferencia con los otros partidos, nosotros transformamos nuestras propuestas en hechos, no son solo palabras.