Por un lado el ex asesor y luego subsecretario del Ministerio de Economía y Finanzas en el gobierno de Luis Alberto Lacalle, Javier de Haedo, y el economista de CPA Ferrere, Gabriel Oddone, quienes remarcaron que el próximo gobierno para garantizar la sostenibilidad de las cuentas públicas sería necesario realizar ajustes fiscales del orden del orden de los 1.500 millones después de marzo de 2015. Y por el otro el director de la Asesoría Macroeconómica del MEF, Andrés Masoller, quien rebatió completamente este planteo.

Masoller debatió punto por punto con ambos economistas tanto en el tema del gasto público como en los aspectos vinculados con la política fiscal, la inclusión social igualitaria, la matriz energética, las telecomunicaciones, la infraestructura y otros aspectos que recibieron un fuerte impulso en el país durante las últimas gestiones del Frente Amplio.

El debate tomó trascendencia ya que dejó en evidencia las posiciones de ambos sectores políticos en estos temas vitales para el futuro del país. Haedo, quien ocupó cargos importantes durante el gobierno de Lacalle, planteó la necesidad de los ajustes fiscales en el primer año del próximo gobierno y provocó la respuesta de Masoller, quien defendió la política económica del gobierno actual y desvirtuó la necesidad de los ajustes para estabilizar las cuentas públicas y los datos macroeconómicos.

En la misma línea de lo expresado por el ministro Bergara, Masoller explicó que tanto los analistas internacionales, las calificadoras de riesgo como los organismos multilaterales, pero sobre todo los uruguayos, tienen claro que hoy tienen la mejor situación económica y financiera. Y el Estado uruguayo tiene la mejor posición económica y financiera de las últimas cuatro décadas.