En la nota anterior publicada en LA REPÚBLICA el pasado 3 de julio que titulamos “Frente Amplio: Paso a Paso para avanzar”, señalábamos la complejidad de una agenda del FA con temas de mucha trascendencia que fueron postergados en la etapa preelectoral y que ahora se sobreponen en el tiempo para su consideración. Esta situación es altamente inconveniente y debería establecerse un cronograma ordenado en el tiempo y por sus importancias los temas a considerar.

En lo dicho no incluimos dos cuestiones de mucha importancia: la evaluación de la campaña electoral que sí es conveniente tratarla lo más próximo posible a los hechos acontecidos y los temas de la agenda de gobierno que también son varios y en torno a los cuales hay mucha expectativa sobre la forma en que los mismos serán considerados.

Los asuntos que mencionábamos que están en la agenda son:

A) Evaluación del proceso electoral en sus distintas etapas.

B) La situación de la presidencia del FA, su continuidad o relevo y en este caso a través de qué procedimiento.

C) La reforma de la Constitución y el trabajo de la comisión que se ha nombrado para estudiar los contenidos y los procedimientos para impulsar la reforma.

D) Actualización ideológica.

E) El estatuto del FA. Examen de la sección VIII, disposiciones especiales y transitorias aprobadas por el Plenario Nacional en noviembre del 2011.

Analizaremos los distintos temas.Hoy comenzaremos con lo que se ha denominado “La Actualización Ideológica”.

Sobre este tema en el plan político 2012-2014 aprobado por el Plenario Nacional del 24 de noviembre del 2012 hace la siguiente referencia: “La experiencia acumulada por los dos gobiernos del Frente Amplio, la evolución permanente de las demandas sociales, la ampliación de derechos, la construcción de un proyecto progresista, nos debe plantear la actualización ideológica y programática como tarea permanente. La discusión de conjunto de creencias, valores y conocimientos acumulados debe formar parte de la labor política de los frenteamplistas a todo nivel”.

El texto es suficientemente importante y debe ser analizado en su contenido como cuestión previa al examen del tema.

La actualización programática ha sido una tarea permanente, a través de toda la historia del Frente Amplio cuya síntesis se ha dado principalmente en los documentos aprobados en los distintos congresos ordinarios y extraordinarios y como establecen nuestras normas estatutarias fueron aprobados y propuestos por el Plenario Nacional (Art 76 del estatuto).

Con relación a la Actualización Ideológica que se vincula entre otros aspectos “al conjunto de creencias y valores” mencionados en el Plan Político no ha habido en la historia del Frete Amplio instancias formales en que se hayan examinado y aprobado documentos con esos contenidos y denominación.

En muchas ocasiones se ha analizado el tema y se han aprobado documentos que en los hechos significan una actualización de anteriores definiciones, pero como cuestión central que entre otras cosas debe examinar cuales son sus alcances y sus contenidos así como las etapas que implica la preparación de los mismos nunca se ha hecho.De acuerdo al art 23 del estatuto la unanimidad es obligatoria para la modificación de las Bases Programáticas y del Acuerdo Político.

Daremos algunas opiniones – a titulo personal- sobre un tema.

El Frente Amplio fundado en 1971 a través de sus documentos fundacionales: Declaración Constitutiva, Bases Programáticas, Compromiso Político, Reglamento de Organización, a los que se suman los documentos aprobados en sus distintos congresos constituyen definiciones que estructuraron la concepción primigenia del FA y de la evolución que internamente se ha dado a través de las distintas etapas que ha transitado.

Constituyen el marco doctrinario, estratégico, programático dentro del cual las fuerzas políticas de distintos signos ideológicos han participado desde sus etapas fundacionales hasta el presente.

La declaración constitutiva aprobada en 1971 –en algunos de sus párrafos- expresa:“La unidad política de las corrientes progresistas que culmina con la formación del Frente Amplio cerrando un ciclo de la historia del país y abriendo simultáneamente otros de esperanza y fe en e l futuro se gestó en la lucha del pueblo contra la filosofía fascinante de la fuerza.

Y esa unión por su esencia y por su origen, por tener al pueblo como protagonista ha permitido agrupar fraternalmente a colorados y blancos, a demócratas cristianos y marxistas, a hombres y mujeres de ideologías, concepciones religiosas y filosofías diferentes a trabajadores, estudiantes, docentes, sacerdotes y pastores, pequeños y medianos productores, industriales y comerciantes, civiles y militares, intelectuales y artistas, en una palabra a todos los representantes del trabajo y la cultura, a los legítimos voceros de la entraña misma de la nacionalidad.

Porque es un movimiento profundo que enraíza con las puras tradiciones del país que recoge y venera las construcciones que vienen del fondo de la historia y tiene simultáneamente claro su objetivo para alcanzar un porvenir venturoso, siente que su vertiente más honda lo enlaza con la esclarecida, insobornable, y combatiente gesta del Artiguismo”.

Al mismo tiempo se aprobó en febrero de 1972 el Compromiso Político que ha estado vigente a través de toda su historia y que nunca han sido planteadas modificaciones de su texto.

El mismo establece el relacionamiento que debe tener sus fuerzas integrantes así como los criterios con que deben actuar en su acción política permanente.

A su vez el Frente Amplio en sus estatutos desde hace más de 20 años ha establecido su definición de carácter político. ARTÍCULO 1º DEFINICIÓN: “El Frente Amplio, fuerza política de cambio y justicia social, creación histórica permanente del pueblo uruguayo, de concepción nacional, progresista, democrática, popular, antioligárquica y antiimperialista, se integra por todos aquellos sectores políticos y ciudadanos que adhieren a los principios y objetivos establecidos en la Declaración Constitutiva del 5 de febrero de 1971, en las Bases Programáticas y en el Acuerdo Político, conformando una organización con el carácter de coalición-movimiento y que se comprometen al mantenimiento y defensa de la unidad, al respeto recíproco de la pluralidad ideológica y al acatamiento de las resoluciones tomadas por los organismos pertinentes según lo estipulado por el presente Estatuto. El mismo está abierto a la incorporación de otras organizaciones políticas y de los ciudadanos que comparten su misma concepción”.

Esta definición fue aprobada en la reforma de los estatutos del año 1993 estableciendo una síntesis de los documentos fundacionales así como la experiencia política acumulada en sus más de 20 años de existencia. A su vez esta definición ha sido mantenida sin modificaciones en sucesivas reformas estatuarias, incluida la última aprobada en el año 2011.

He querido hacer esta reseña de algunos párrafos de los documentos constitutivos del Frente Amplio que han constituido la base ideológica, política , estratégica y programática que a nuestro juicio conserva plena vigencia y que cualquier propuesta de actualización tanto ideológica como programática debe inscribirse.

La confluencia de organizaciones políticas que representaban las corrientes ideológicas más destacadas del mundo occidental en esa época: marxismo, social democracia, y social cristianismo.

Al mismo tiempo se estableció un compromiso político que vincula a las organizaciones que la integran y establece normas de relacionamiento muy precisa de carácter permanente.

En lo programático también se ubicó desde su fundación en una posición anticipatoria a las ideas prevalecientes en la época.

El Frente Amplio nunca ha tenido una definición socialista más allá que la casi totalidad de sus fuerzas tienen esa definición –aunque debemos reconocer con diferencias importantes entre ellas-.El Frente adoptó desde sus inicios la definición que ya incluimos al referirnos al art 1 del estatuto.

Hoy en el Frente Amplio y en las fuerzas políticas de izquierda de América Latina se discute cual es el modelo alternativo al neoliberalismo.

Ya en sus inicios algunas de sus fuerzas tenían definiciones que implican un modelo de sociedad que ya el Frente proponía hace 40 años y que hoy mantiene vigencia aunque sujeto a los ajustes que la realidad actual exija.

El Partido Comunista llamó a su modelo de Democracia Avanzada. El Partido Socialista proponía un modelo que denominaba “Democracia sobre nuevas Bases”. Y el Partido Demócrata Cristiano proponía un modelo denominado “Vía no Capitalista de Desarrollo” entre otras propuestas.

En una próxima nota continuaremos examinando el tema.