El gerente de Relaciones Institucionales de Katoen Natie, Fernando Correa, dijo a LA REPÚBLICA que la Administración Nacional de Puertos (ANP) pretende disfrazar con argumentos “una decisión ilegal y discriminatoria” que solamente privilegia a Montecon.

De esta manera Salió al cruce de las declaraciones realizadas por el vicepresidente de ese organismo, Juan José Dominguez, quien justificó las decisiones adoptadas por la (ANP) que desataron el fuerte reclamo del socio mayoritario de Terminal Cuenca del Plata.

Correa aseguró que la empresa va a sostener sus derechos ante todos los foros que entienda necesario y no va a escatimar esfuerzos en defender sus intereses contra lo que considera un “accionar desleal de ANP como socio accionista de TCP”.

La ANP justificó el permiso a Montecon para implementar una zona de refrigeración en los espacios púbicos argumentando que las demoras de Dervalix en prestar el servicio, pueden quitar atractivo a los muelles uruguayos.

Sabemos que la empresa que ganó la licitación se le ha impedido comenzar las obras de instalación de las tomas eléctricas porque ANP le ha puesto todo tipo de trabas administrativas al expediente, y es la propia ANP que no ha dado el permiso de construcción.

La ANP dijo lo mismo el año pasado para hacer la licitación en marzo dijo que era necesario hacerlo para asegurar el servicio a la zafra de carga argentina y luego fue la propia ANP que demoro adjudicando lo que era urgente y recién en agosto con la zafra ya terminada resolvió la adjudicación. Por lo tanto, está claro que no es un tema de urgencia sino que se quiere justificar una decisión ilegal y discriminatoria para el resto de los operadores del puerto de Montevideo en beneficio de una empresa que perdió la licitación.

Con respecto a la denuncia de TCP, la ANP asegura no tener elementos legales para impedir que un operador de los muelles púbicos incremente su cadena de frío en un régimen de puerto libre.

El decreto 183/94 reglamenta la actividad de todo el puerto de Montevideo y en su artículo 72 se regula la actividad de contenedores, este artículo establece que las actividades de operación de contenedores estarán concentradas en las instalaciones especializadas y que la operación de contenedores en los muelles de carga general será autorizada solamente en caso de ocupación de las instalaciones especializadas, además ratifica que en los muelles públicos no se permite la operación directa de contenedores, salvo que exista cuestiones de carga peligrosa o seguridad. Y en esos casos el decreto dice que la ANP deberá cobrar el doble de los proventos portuarios. Esto tampoco lo hace, subsidia los espacios.

Entonces la normativa legal no le permite a ANP autorizar operaciones de contendores en áreas declaradas multipropósito y pretende con declaraciones desconocer lo que el propio decreto le mandata. Se equivoca y mucho al afirmar que no tienen normativa legal. Lo hemos dicho una y otra vez sobre la necesidad de respetar las normas.

El vicepresidente de la ANP, Juan José Domínguez, negó que esa entidad esté favoreciendo a Montecon y consideró “transitorio” el permiso otorgado a Montecon.

Se podrá decir muchas cosas, pero en los hechos la ANP le ha permitido a Montecon utilizar espacios públicos con un permiso precario de tres meses, renovándole los mismos a discrecionalidad de la empresa durante ocho años, eso es una concesión encubierta, si a esto le agrego que se le quiere permitir a la empresa que instale algo en forma directa a pesar de haber perdido la licitación pagando 7 veces menos que la empresa que gano, nos damos cuenta que los hechos dicen lo opuesto

Con respecto a las tomas con las que ya cuenta TCP, Domínguez dijo que “hay muchos enchufes en una sola empresa”.

No entiendo el significado de esa afirmación, o tal vez es un ejemplo más del intento de favorecer a Montecon. El error parece que fue haber invertido mucho dinero en tener una terminal especializada de última generación con una capacidad de frio que la ubica entre las cinco terminales portuarias con mayor capacidad de frio del mundo. Eso se desconoce.

Con respecto a las tarifas, el vicepresidente de la ANP afirmó que “la regulación la hace el mercado” y que la ANP no tiene injerencia para regularla.

La Administración Nacional de Puertos basa sus ingresos cobrándole a los importadores y exportadores, representando un 70%, mientras que el 30% restante lo aportan los operadores que utilizan la infraestructura portuaria. Esto es el ejemplo más claro de que la infraestructura que usan los privados en el puerto esta subsidiada y en perjuicio del comercio exterior uruguayo.

Cuando ANP construye un muelle de 130 millones de dólares y fija una tarifa que para amortizar esa inversión la ANP necesita más de 120 años sin tener en cuenta los costos de la ampliación que están haciendo, ni con los costos de mantenimiento, ni dragado la ANP está incidiendo en el mercado, distorsionándolo y causándole graves perjuicios a TCP.

Domínguez afirmó que TCP fija sus tarifas “a riesgo de tener menos funcionamiento”, con lo cual responsabilizó a la empresa por no alcanzar el movimiento de contenedores necesarios para evitar la penalización.

Lamento discrepar con el vicepresidente, he dado ejemplos claros de como el subsidio junto con el cambio del reglamento de atraque y los permisos directos son los responsables del desvío de la carga, no es la política comercial sino la competencia ilegal que la perjudica a TCP y seguiremos insistiendo hasta que se transparente la situación.

La ANP afirmó que seguirá adelante con su plan de instalar grúas pórtico en los muelles públicos, porque no se puede dar el lujo de tener el Muelle C sin esa tecnología.

Otro ejemplo más de beneficio para la empresa Montecon, si la ANP autoriza esas grúas le estará dando en forma exclusiva la explotación de un muelle a Montecon nuevamente sin licitación, con inversión estatal y sin poder recuperar lo invertido.

Esto lo sabe la comunidad portuaria entera, no es cierto que las grúas se podrán poner al costado para que pueda operar las otras cargas, eso es en la teoría, en la práctica es que si hay un barco de carga general en el muelle C, cuando venga el portacontenedores al puerto, el barco de carga general será desplazado o no le permitirán el traque para que el portacontenedores atraque en el Muelle C, porque ahí estarán las pórticos, entonces en los hechos Montecon tendrá la tranquilidad de que el Estado le construyo con fondos públicos un muelle para su uso exclusivo.

Esto es lo que hemos dicho y advertido sobre el accionar desleal de ANP como socio accionista de TCP.

Domínguez dijo que “a veces no es suficiente con una única terminal”.

Esa es una discusión central que podremos discutir en el marco de las reglas de juego y los compromisos asumidos por contrato sobre todos cuando el país sale a ofrecer a los inversores determinados compromisos. Podemos hablar de terminal y discutir, pero no podemos permitir que se instale una terminal de hecho, sin contrato, sin inversiones y todavía que le exija a la ANP mas derechos.

Por último, la ANP reivindicó la soberanía del Estado parta tomar estas decisiones en sus muelles multipropósito y afirmó que las grúas pórtico serán para todos los operadores y no solo para Montecon. ¿De qué manera defenderá Katoen Natie lo derechos adquiridos?

El estado uruguayo es soberano y nadie discute este tema, querer llevar la discusión a un nivel Uruguay contra Bélgica no resuelve la cuestión y no es un argumento de recibo.

Este tema no es de soberanía sino de derechos y obligaciones contractuales, si el Estado quiere cambiar determinadas condiciones y esos cambios perjudican a una inversión instalada generándole daños económicos, el inversor tiene el derecho de recurrir a los mecanismos establecidos para resolver las diferencias. Lo que está claro, es que la empresa va a defender sus derechos en todos los foros que entienda necesario plantear como se lo está tratando y no va a escatimar esfuerzos en defender sus intereses.