La Federación Uruguaya de la Salud (FUS) realizó una conferencia de prensa para denunciar que existe un desconocimiento, por parte de las patronales del sector privado, del convenio colectivo acordado en 2015 en lo que refiere a nuevas categorías laborales. Al parecer, dicha situación se produce debido a que la mayor parte de las licenciaturas salidas de la Escuela de Tecnología Médica no entran dentro del laudo, lo que equivale a un universo de 1.300 trabajadores a nivel nacional.

Jorge Bermúdez, secretario general de la FUS, declaró a LA REPÚBLICA que la Dirección Nacional de la Federación estará analizando en el día de hoy esta situación y advirtió que se podría llevar adelante medidas de lucha como es, por ejemplo, el paro.

Según sus palabras, los empresarios quieren desconocer el convenio colectivo, el cual establece que se debe crear una comisión para definir nuevas categorías laborales y cada una de las mismas debe tener un precio. “¿Qué dicen los empresarios sobre esto? Estuvieron de acuerdo en definir esas categorías laborales, pero dicen que el precio no se puede fijar si el Poder Ejecutivo, a través del Ministerio de Economía, no pone dinero.

Esto nos parece un disparate. El Fondo Nacional de Salud les ha dado un manejo de dinero como nunca ha tenido el mutualismo. Por supuesto que ellos van a salir a decir que no les alcanza, porque son como esas personas que desgraciadamente tienen que estar consumiendo algún estimulante para poder vivir. En este caso, el estimulante de las empresas es la plata.

Ellos son enfermos del dinero. Dicen que el Estado es el que tiene que abonar para definir el pago del salario de los trabajadores de esas instituciones privadas. Entonces, la pregunta es: ¿cómo se controlan los dineros públicos? ¿Quién los monitorea? Lo cierto es que las auditorías de la Junta Nacional de Salud son muy débiles”.

Afirmó que la FUS le reclamará al ministro de Trabajo y de Seguridad Social la convocatoria a una reunión en que las empresas deban decir expresamente si no están dispuestas a pagarles a sus trabajadores.

“Vamos a analizar la propuesta de gobierno en torno a lo que es la segunda reforma de la salud. Además, le vamos a decir al ministro que convoque al Diálogo Nacional en Salud. Insisto, hemos planteado 18 puntos de cómo avanzar en la reforma y si el gobierno quiere cambiar, puede apoyarse en estas propuestas”, agregó.

Opinión sobre una segunda reforma sanitaria

“El poder de las corporaciones empresariales sigue vigente en su totalidad. Si uno quiere avanzar, tiene que pisar callos en ese sentido. No estamos planteando que se termine con el empresariado, lo que decimos es que mientras no cambie la concepción mercantilista no se va avanzar en la reforma de la salud. Tenemos expectativas en cuanto al planteo del gobierno, lo apoyamos, pero para que se cristalice una segunda reforma es necesario que se convoque inmediatamente al Diálogo Nacional en Salud”, declaró.

“Entendemos que aún hay elementos del Sistema Nacional Integrado de Salud que no han sido abordados en su totalidad. Para ello la FUS presentó el pasado 11 de Julio un programa con propuestas que fue elaborado en forma conjunta con distintas organizaciones sociales del área de la salud, con el propósito de sumar ideas para seguir profundizando la actual reforma”, agregó.

Explicó que el gobierno deberá tener voluntad política para llevarla adelante y para enfrentarse a la oposición, quien parece ser la “abanderada de los pobres, pero saldrá a defender a las corporaciones empresariales, que en definitiva son sus propios intereses. Allí habrá una discusión política muy interesante”, aseguró.

Denunció que existe una discusión entre el sindicato médico y los sectores anestesio-quirúrgicos. Afirmó que los mismos han dicho “disparates tan grandes como que un anestesista es mucho más importante que un pediatra. Esa es la cabeza de quienes se creen que toman café todas las tardes con Dios y ese es el problema, porque no hay una visión integral de la salud”.

Explicó que la FUS reivindica al equipo de salud en contra de aquellos que luchan por cuestiones particulares. Resaltó que se debe pensar en la atención primaria y en acciones que apunten a una mayor eficacia en los primeros niveles de atención. Además, denunció que no se puede seguir con un tratamiento de alto costo que implique “dejar la vida” para el usuario.

“Si bien se ha mejorado, topeando algunos tiques y ordenes, pensamos que algunos tratamientos deben avanzar mucho más en una disminución en el costo. Debe haber un mayor intercambio de servicios entre el sector público y el privado. Seguimos viendo un sector privado que tiene una cabeza prefonasa es decir, compiten entre ellos para ver quién se queda con más afiliados. Vemos que millones de dólares se gastan en publicidad y marketing en vez de ubicarse en otras cuestiones que hacen a una mejora de la atención de la población”.

Consideró que para que el Sistema Nacional Integrado de Salud avance es necesaria la participación popular en la elaboración de propuestas. Denunció que a pesar de que existen espacios de participación definidos en la reforma, los mismos no funcionan, porque a los empresarios no les agrada que los usuarios y los trabajadores estén en un mismo ámbito de discusión.

“Creen que son los únicos que saben del tema, pero la vida les demuestra que saben poco. Además, no les gusta que afecten a sus intereses. Si seguimos hablando de que los gestores de salud ganan un millón de pesos por mes por administrar una mutualista, tenemos que pensar en que la gente espera 6 meses para un dermatólogo”.

“Repito, nos parece correcto, inteligente, oportuno que el gobierno convoque a avanzar en la reforma de la salud, ahora, se tiene que dar una propuesta concreta. Nuestra propuesta es que se convoque nuevamente al diálogo nacional de salud para que esta situación se comience a resolver”, agregó.

“COMET amenaza a los trabajadores para que renuncien”

Bermúdez manifestó que existe otro conflicto, que ocurre en la Cooperativa Asistencial Médica de Treinta y Tres (COMET). Afirmó que es una contradicción por parte del gobierno que mientras se plantea una nueva generación de la reforma de la salud, en algunos lugares del interior como COMET se esté realizando tercerizaciones.

“Ese no es el planteo del Frente Amplio, ni siquiera está en su programa. Por eso vamos a pedir una entrevista con el ministro de Trabajo y Seguridad Social. En Treinta y Tres quieren echar a 27 trabajadores de un total de 35.

Es muy grave, porque esa empresa está amenazando a los trabajadores para que renuncien voluntariamente. Además, esa misma empresa no está cumpliendo con los pagos de los salarios en fecha. Creemos que el ministerio tiene que actuar con más firmeza y es un elemento de debate importante que vamos a discutir hoy en la Dirección Nacional de FUS para tomar medidas de lucha”, agregó.