En estas últimas semanas se han multiplicado los análisis, debates, controversias sobre el tratado de comercio de servicios, que impulsado por EE UU se discute en el mundo desarrollado. Se consideraba en forma absolutamente secreta hasta que se filtraron algunas informaciones que mostraban ciertas características del acuerdo.

Actualmente, se discute un acuerdo de libre comercio entre EE UU y Europa con las mismas bases de información totalmente secretas. Algunas filtraciones dieron lugar en Europa, en estos días, a múltiples manifestaciones de oposición a dicho Tratado.

Las negociaciones secretas generalmente indican mayores beneficios para las grandes potencias y especialmente, para las grandes empresas transnacionales.

Hace unos años se discutía un Tratado que daba enormes beneficios a las empresas transnacionales en sus inversiones directas en el extranjero, limitando sensiblemente la soberanía de los países de destino y, especialmente, la utilización de uso de instrumentos de política con respecto a dichas inversiones.

Por ejemplo, en materia impositiva, salarial y laboral. Cuando se filtró información sobre el acuerdo se realizaron múltiples denuncias y el acuerdo quedó sin efecto. En el acuerdo de TISA se conocen algunos detalles sobre los servicios financieros, donde se establece que el secreto es por cinco años desde que se terminó la negociación, haya habido acuerdo o no.

En esencia, no contamos con ningún documento para realizar el análisis de TISA, como sí teníamos en el caso del TLC de Uruguay con EEUU, donde se nos quería imponer un Tratado similar como el TLC entre EEUU y Perú. Solo contamos con diversas notas que han salido en los medios de comunicación.

Por ello es muy importante enfrentar el secretismo, que se debata con la mayor información posible antes de tomar las decisiones fundamentales. El tema es extraordinariamente importante porque el futuro comercio internacional va a estar dominado por los servicios.

Una de las discusiones existentes es por qué Uruguay pidió el ingreso en 2013, con independencia del Mercosur, con independencia de Brasil y Argentina que no integran el TISA. Interesa señalar que de los países de América Latina que participan están los que integran la Alianza del Pacífico, o sea Chile, Perú, Colombia y México, y también Paraguay.

En los hechos, Uruguay adhiere a participar en la elaboración del acuerdo y tendremos que discutir sobre los documentos oficiales para lo que se requiere la mayor transparencia. No tengo claro si Uruguay está en condiciones de firmar un tratado de esta naturaleza sin la autorización del Mercosur, como ocurre con los TLC.

La discusión del TISA se da en un contexto de puja comercial entre EEUU y China. Este es el primer exportador de bienes y de productos manufacturados del mundo y en la actualidad es uno de los grandes compradores de las materias primas y alimentos de los países de la América del Sur.

Según informaciones de prensa ha solicitado el ingreso al TISA pero EEUU aún no se lo ha permitido. Entre los países de mayor crecimiento en las exportaciones de servicios se encuentran China, Rusia, India y Brasil que no integran el TISA. Los rubros de mayor crecimiento son servicios de informática, financieros, a empresas y comunicaciones. (1).

Pasemos a analizar algunas de las cláusulas que han surgido en los medios de comunicación. En servicios financieros se plantea la desregulación de los mismos. La menor participación del Estado, que es uno de los grandes componentes de esta liberalización del comercio de servicios, fue una de las principales causas de la crisis financiera que se inició en los EEUU en 2007-2008.

No olvidemos que vivimos en el capitalismo financiero donde los grandes bancos tienen una gran relevancia. Uruguay avanzó en materia de regulación financiera después de haber sufrido la crisis relevante del 2002 y no sería positivo perderla. Otra de las medidas importantes es que no haya ninguna restricción al libre movimiento de capitales.

Desde la Cepal Ricardo French Davis y Antonio Ocampo han planteado, reiteradamente en diversas publicaciones, la necesidad de regular los movimientos de capitales y, especialmente, los financieros de carácter especulativo por su incidencia negativa sobre la evolución del tipo de cambio.

Uruguay no es ajeno a dicho problema, en la medida que la entrada de capitales financieros explican, en buena medida, el descenso sustantivo del tipo de cambio nominal que afecta la competitividad de nuestras exportaciones.

Las compras gubernamentales no son servicios, pero en la medida que a las empresas transnacionales se le otorgue trato nacional tendrán igualdad de condiciones para dichas compras. Por lo tanto un instrumento que puede servir para mejorar empresas nacionales, para atender el empleo o requerimientos tecnológicos no se estaría en condiciones de utilizar.

Este era un tema muy importante de los TLC con EEUU. Otro de los temas a cuidar son las empresas públicas y los servicios públicos, inclusive los monopólicos. Si un gobierno liberaliza o privatiza un servicio, un gobierno posterior no lo puede nacionalizar. Las controversias entre el inversor y el Estado de destino se resolverán en los tribunales internacionales, dejando de lado la jurisdicción nacional.

Otro de los temas relevantes es la transmisión de datos y las comunicaciones donde EEUU tiene predominio. Todo parece indicar que EEUU quiere la libre circulación de datos personales que afectaría la protección de datos y la seguridad y privacidad de la información.

Los países deben presentar listas negativas de rubros a proteger con lo que los futuros servicios quedan liberalizados. En la OMC se presentan listas positivas que se liberalizan y todo lo demás queda protegido o a negociación.

En el programa del FA, dada la experiencia del TLC con EEUU que no se concretó, se busca no liberalizar normas de competencia, compras gubernamentales, propiedad intelectual y servicios. El debate recién comienza. El tema es de gran trascendencia y hay que encontrar el mayor poder de negociación posible.

(1) Quijano José Manuel “TISA: el discreto encanto de los servicios” Voces 23 de abril de 2015