Dutrenit contó que luego de la expulsión del liceo 15 intentó continuar estudios en Argentina y que finalmente pudo continuar en el liceo 14 de Montevideo. Pocos meses después iniciaría su periplo por el exilio político que la llevó nuevamente a Argentina, a Cuba y a México.

Chapuis, por su parte, recordó que poco después de que le fue impedido estudiar en el liceo 15 debió partir hacia Buenos Aires. “En el 74 me fui a Buenos Aires, por riesgo; había gente que militaba conmigo a la que se la estaban llevando”, contó.

Se quedó en Buenos Aires, comentó, donde hizo su vida. Chapuis subrayó el valor sanador de este tipo de instancias de reparación histórica.

La jefa de adscriptos de aquel período, Martha Añón, y la profesora de literatura de entonces, Martha Rodríguez, repasaron, también, situaciones vividas durante los primeros años de la dictadura.

Recordaron que el liceo 15, fue un centro muy combativo y unitario.